0

DOBLE LLAVEIngenieros espaciales chinos probaron una tecnología de micropropulsión en un satéliteque podría usarse para detectar ondas gravitacionales con equipos posicionados directamente en el espacio.

Expertos de la Academia de Tecnología Espacial de China, afiliada de la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China, explicaron que probaron la propulsión de empuje variable a nivel de micronewton en el satélite de demostración tecnológica Tianqin-1, que fue enviado al espacio el 20 de diciembre.

El empuje de un micronewton es equivalente al peso de un cabello de 1 centímetro de largo. Y la precisión del sistema de micropropulsión del satélite Tianqin-1 podría llegar a los 0,1 micronewtons, según los expertos.

El débil empuje se genera para compensar continuamente la interferencia de la presión solar y la atmósfera que afecta al satélite.

Solo a través de la eliminación de estas fuerzas puede el satélite convertirse en una plataforma superestática y superestable y hacer posible la detección espacial de ondas gravitacionales, dijeron los expertos.

Tianqin-1 es el primer satélite de experimento tecnológico del programa Tianqin, literalmente «arpa en el cielo», que fue iniciado por la Universidad Sun Yat-sen de la provincia meridional china de Guangdong, en 2015. Constará de tres satélites que formarán un triángulo equilátero alrededor de la Tierra.

Más información: Nuevas versiones de Android permitirán grabar vídeos de más de 4GB

Con información de dpa

 

Al menos un muerto y varios heridos por apuñalamiento múltiple en París

Artículo anterior

Aplazan juicio por los derechos de imagen de Messi hasta el verano

Siguiente artículo

Artículos relacionados

Comments

Comments are closed.

Más en Innovación