0

Según la Asociación Nacional de Carreteras y Conductores de Australia, hay más de 20.000 accidentes provocados por canguros al año, lo que supone más de 48,5 millones de euros de gastos en reclamaciones de seguros, sin contar el elevado costo humano por lesiones graves y muertes por colisiones con animales.

Para ayudar a resolver esto, Volvo está desarrollando la tecnología de detección de canguros, un sistema único que utiliza radares y cámaras para detectar estos animales y que el vehículo active automáticamente los frenos.

La empresa asegura que, una vez detectado el peligro, el sistema tarda solo 0,05 segundos en reaccionar, a diferencia de los humanos que tardarían alrededor de 1,2 segundos.

“Mientras que la tecnología de detección de peatones de Volvo Cars está orientada a la conducción en ciudad, nuestra investigación de detección de canguros se centra en situaciones en autopistas”, explicó el ingeniero de Seguridad de la firma, Martin Magnusson. De esta forma, se podrán evitar accidentes de tráfico relacionados con animales y aumentar la seguridad vial en las carreteras de Australia.

EC

Con información de agencias.

Fotografía Gettyimages.

Estado Islámico insiste en derribo del avión

Artículo anterior

Pistorius podría volver a la cárcel

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas