Habían sido condenadas por cargos de terrorismo e incitación a la violencia. El clérigo chiita Nimr al Nimr se encontraba entre ellos
0

Arabia Saudí ejecutó este sábado a 47 personas que habían sido condenadas a muerte por cargos de terrorismo e incitación a la violencia, informaron fuentes oficiales, entre los que se encuentra el famoso clérigo chiita Nimr al Nimr.

Pese a las críticas por la ejecución en masa, el Gobierno defendió su decisión. Los ejecutados “seguían los pasos del diablo. Con sus actos terroristas se derramó sangre inocente con el objetivo de sacudir la estabilidad en este país“, señaló el Ministerio del Interior en un comunicado difundido por la agencia oficial SPA.

En un comunicado anterior, el Ministerio había señalado que 45 nacionales saudíes, un egipcio y un hombre de Chad fueron ejecutados en 12 lugares del reino, después de que sus condenas fueran confirmadas por el Tribunal Supremo y ratificadas por el rey Salman.

El clérigo Al Nimr, de 55 años, había sido condenado por desobediencia a la casa real gobernante, incitación a la lucha sectaria y terrorismo en el país por exigir más derechos para la minoría chiita, que conforma en torno al 15 por ciento de la población del país.

Incluso amenazó con la secesión de la zona oriental, rica en petróleo, si la casa real no cambiaba su política, al mismo tiempo que llamaba a protestar pacíficamente.

Irán, la principal potencia chiita enfrentada a Arabia Saudí, condenó duramente la ejecución. “En lugar de ocuparse de los terroristas –del Estado Islámico–, que ponen en peligro a la región y al mundo entero, los saudíes ejecutan a una figura como Al Nimr“, dijo el portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Yaber Ansari.

El portavoz criticó que la ejecución se debió a motivos políticos y religiosos y dijo que refleja la política irresponsable e irracional de los saudíes. Además, advirtió de que habría consecuencias.

La principal autoridad religiosa en Arabi Saudí, Abdelaziz al Sheij, dijo a la televisión estatal que la ejecución fue “justa y destinada a mejorar la seguridad“.

Arabia Saudí llevó a cabo en 2015 el mayor número de ejecuciones de los últimos 20 años, según activistas defensores de los derechos humanos. Este aumento coincidió con la toma de posesión del rey Salman a finales de enero del año pasado, tras la muerte del rey Abdulá.

Entre enero y noviembre de 2015 fueron ejecutadas al menos 151 personas en el país, frente a las 90 de todo el 2014, según datos de Amnistía Internacional. La organización critica que el país utiliza la condena a muerte como instrumento político contra la minoría chiita.

LS

Con información de dpa.

Fotografía REUTERS/Akhtar Soomro.

El Salvador tuvo un violento arranque de año

Artículo anterior

Polémica legal con el Diario de Ana Frank

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas