DOBLE LLAVE – Si hay algo por lo que se conoce a Venezuela internacionalmente es por los diferentes títulos que avalan al país como aquel que tiene a “las mujeres más bellas del mundo”, pero, ¿qué tan bien trata la nación a esas representantes de la belleza?

En el informe oficial del Ministerio Público se muestra que en el año 2015 hubo 253 casos asociados al feminicidio y que el rango de edad más afectado fue de 15 a 25 años.

Por otra parte, la Directora Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, Luiza Carvalho, presentó un documento donde Venezuela quedó ubicado en el noveno puesto con las tasas más altas de este delito en un ranking de 25 países.

Ante esta situación, el periodista de sucesos Deivis Ramírez afirma que los robos y asesinatos han aumentado “vertiginosamente” ya que los delincuentes actúan con saña porque “ya no se respeta la figura de ser mujer”. Aunado a eso, Ramírez comenta que la impunidad representa un factor clave en estos hechos.

Respecto a los estados donde más se presentan agresiones, el comunicador social indica que son Miranda, Distrito Capital y Zulia. “Tampoco se denuncia, de un 100% creo que solo se acusa un 40% de los casos”, añade.

La cifra extraoficial más reciente señala que 87 mujeres fueron asesinadas durante el primer semestre de 2016 solo en la Gran Caracas, esto es 43% más que el año pasado.

En opinión de Mercedes Pulido de Briceño, socióloga y ex ministra de la Familia (1994-1996), el que se conozca el problema de la violencia contra la mujer no quiere decir que se ataque o que se busque su disminución, pues no hay muchas denuncias ni investigaciones.

“Hay pocos datos y cifras exactas, por eso, si se conoce de un caso de agresión, se le debe hacer seguimiento y hacerlo público”, dice.

¿Venezuela machista?

Pulido de Briceño asegura que si bien no es tan fuerte como en otras sociedades latinoamericanas sí existe el pensamiento de que el hombre es superior. “Venezuela no es exageradamente machista porque somos una sociedad matricentrada, el papel de madre es muy importante, pero sí hay machismo. Nadie lo acepta, pero sí lo hay”, manifiesta.

Asimismo añadió que “a la mujer todavía se le considera un ciudadano de segunda” y que cuando las féminas quieren romper o terminar relaciones de sumisión se presenta aún más violencia.

La ex ministra de la familia hizo un llamado a los entes competentes para que dejen a un lado la politización, y a los medios de comunicación para que no hagan sesgo de las informaciones referentes a este flagelo.

Alejandra Watts