Los voluntarios salen los domingos a llevar sopitas calientes a diferentes zonas de la ciudad



DOBLE LLAVE – Caracas se ilumina los domingos con cientos de voluntarios que salen con un plato de comida caliente en busca de familias, niños y ancianos, personas que esperan por las principales arterias viales de la ciudad a que llegue a sus manos una sopita que les componga el cuerpo.

Este domingo Barriguita Llena Caracas salió en su segunda jornada a repartir 170 sopas en la avenida Casanova, Chacaíto, Chacao, Sabana Grande, Las Mercedes y La Castellana; en el trayecto el grupo de voluntarios que participábamos nos cruzamos con otros colectivos como Mano a Mano Venezuela y Fundación Uma que hacían la misma labor: llenar barriguitas.

Foto: Gustavo Maldonado

En Sabana Grande, la primera parada, una familia entera viene de Charallave a buscar comida a la ciudad, expresan que la crisis que atraviesa el país los ha llevado a eso, los niños han tenido que dejar la escuela por falta de útiles escolares y zapatos, por lo que la madre pide una ayuda adicional.

Más adelante en la avenida Casanova espera una madre embarazada junto a sus dos pequeñas, nos bajamos del carro con tres sopas, cucharas y un vaso de jugo, me agacho para saludar a la más chiquita y suelta una sonrisa tímida, inmediatamente comienza a jugar con el pote de sopa y su vaso de jugo, le pregunto si le gusta la lechosa y asiente con la mirada, así que la felicito porque a casi nadie le gusta esa fruta de color anaranjado.

Foto: Gustavo Maldonado

La mujer tiene 38 semanas de gestación y solo se ha visto con un médico tres veces, desconoce cuánto pesa el bebé, si es varón o hembra, una de las voluntarias es doctora y le dice con voz pesada, “sabes que en cualquier momento puedes parir”. Sus ojos se llenan de lágrimas y le responde que sí, al final expresa que todo saldrá bien, en ese momento pasa un hombre a nuestro lado y se detiene, pregunta quiénes somos y si puede unirse, se trataba de un galeno.

El doctor compartió sus datos con la mujer embarazada y se ofreció a examinarla sin cobrarle nada a cambio. Los voluntarios ya no solo somos los seis que salimos en esos dos carros, sino también los venezolanos que transitan por Caracas con ganas de ayudar.

Foto: Ariadna García

Más adelante en Las Mercedes una joven espera a las afueras de una panadería con sus tres niñas, cuenta que la falta de empleo la llevó a buscar comida en las calles, en ese instante se detiene un carro anónimo con varios potecitos de comida, las niñas los reciben con emoción y rápidamente empiezan a devorarlos. Las tres van a la escuela y se percibe que su madre hace esfuerzos gigantes para que se mantengan sanas y unidas.

Al llegar a Chacao la última parada, salen más de diez abuelitos en busca de su sopa, las caras de agradecimiento fueron incontenibles, uno incluso soltó unas cuantas lagrimitas y manifestó que sabía que hacíamos esa labor desde el corazón, el agradecimiento era tal que se puso con nosotros a recoger los potes que serán reutilizados en las próximas jornadas.

Foto: Gustavo Maldonado

Barriguita Llena Caracas repartió en su primera semana 59 calditos gracias a la ayuda de donaciones, en la segunda semana esos donativos se multiplicaron por lo que pudieron entregar 170 y aspiran a largo plazo llevar 200 sopas a cada zona de la ruta.

Esta misma labor se replica en diferentes estados del país. Los venezolanos se organizan para llevar alimentos a las personas más necesitadas. Las ganas de ayudar se desbordan en las calles y se materializan en un plato de comida, porque donde come uno comen dos.

Si deseas colaborar con este colectivo que trabaja para convertirse en fundación, puedes seguirlos en Instagram como @Barriguitallenaccs.

¿Quienes somos? 💕 Únete !!!! #venezuela #caracas #ccs #barriguitallena

Una publicación compartida de barriguitallenaccs (@barriguitallenaccs) el

Ariadna García / @Ariadnalimon

Comentarios