Desde 2013 la operación de Conviasa, la aerolínea más grande de Venezuela, parece no estar a la altura de sus miles de usuarios



Salir de Venezuela últimamente ha sido una tarea difícil, bien sea por la disponibilidad de los boletos en bolívares o de las fechas. Conviasa es la principal aerolínea del país. Por lo general, todas las naciones tienen su línea aérea bandera que hace vuelos internacionales, estas suelen ofrecer al mercado mejores precios en boletería y beneficios especiales a sus conciudadanos.

Y Conviasa no tendría que ser diferente. Sin embargo, para algunos no es así, por lo que no resulta tan placentero volar en la aerolínea, contrario a lo que reza su slogan.

Es público y notorio que las últimas semanas del pasado septiembre fueron complejas para la aerolínea. En primer lugar informó su salida de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA por sus siglas en inglés), eliminando así la venta de pasajes en dólares a través de cualquier agencia internacional. Luego, en una nota publicada por El Universal se relató que 12 mil pasajes, con destino a Buenos Aires y Madrid, fueron suspendidos debido a que, según la compañía, se liberaron para la venta por error a través de la página web.

Días después, el diario El Nacional reseñó que los usuarios con pasajes suspendidos protestaron a las puertas de la oficina de la aerolínea y lograron llegar a un acuerdo de reembolso del importe de los boletos en un plazo de 90 días.

La historia reciente

Viendo un poco en retrospectiva, ciertamente Conviasa parece que no funcionaba de forma muy ortodoxa. A principios de 2013 comenzó a fallar el servicio de la aerolínea en el territorio nacional e internacional haciendo frecuentes los retrasos. Ada Ortega, agente de viaje, explicó que la mayoría de sus clientes sufrieron demoras largas debido a presuntas fallas de mantenimiento en los aviones. “Además los usuarios se quejaron de la mala atención de la empresa”, indicó.

En el 2014 aumentó la frecuencia de vuelos retrasados y de pasajeros varados en aeropuertos. En el verano de este año Globovisión publicó que más de 800 pasajeros quedaron sin transporte entre Madrid y Caracas por varios días. La situación se repetía nacionalmente en el mes de junio de 2015, según reseñó el diario 2001 a más de 800 pasajeros con distintos destinos locales les fue cancelado el vuelo. Finalmente en agosto, El País destacó que mas de 600 usuarios vivieron la misma situación pero en Madrid, España.

El deber ser

La mayoría de los retrasos de vuelos a nivel internacional se deben a cambios en las condiciones climáticas o por fallos en las torres de control de los aeropuertos. Según una nota de Últimas Noticias Conviasa no suma aviones a su flota desde el año 2013, ésta pareciera ser una de las razones por las que sus retrasos son constantes. Además, la escasez de repuestos hace que la aerolínea sólo trabaje con 5 de los 22 aviones que posee, la capacidad máxima de estos aviones es de 124 personas, según reseñó La Verdad de Vargas.

Recientemente el Gobierno se reunió con la IATA y otras instancias para tratar la deuda en dólares que se mantiene con 24 aerolíneas. El control cambiario es el principal obstáculo para saldar el crédito debido a la diferencia en la tasa cambiari oficial y la de Simadi. Conviasa necesita recibir dólares para comprar más aviones y reparar los que mantiene en su flota.

Por último, la aerolínea venezolana tiene que devolver el dinero a los usuarios con pasajes cancelados. Calculando cada boleto a Bs 115 mil (precio de viajar a Argentina en agosto de este año), por 12 mil que fueron comercializados por error, da como resultado que la aerolínea recibiría al menos Bs 1.380 millones.

Haciendo un ejercicio de ficción, y sin hacer ningún tipo de acusación: en 90 días, ¿cuánto arrojaría esa cifra en un plazo fijo bancario?

Podríamos hacer matemática, pero en sentido práctico los usuarios afectados no claman por el dinero sino por la oportunidad, ahora esquiva, de poder viajar a los destinos de su preferencia, sin que la intención pase de un simple deseo de vacacionar a una carrera plagada de obstáculos.

Geraldine Puche / Iván Vera

Pasajeros protestan en la sede de la aerolínea en Caracas

Pasajeros protestan en la sede de la aerolínea en Caracas

Pasajeros en espera por retraso de un vuelo

Pasajeros en espera por retraso de un vuelo

Comentarios