DOBLE LLAVE – Un grupo de investigadores de la Universidad de Jefferson, en Estados Unidos, han descubierto que una subpoblación de células óseas puede detener el crecimiento del cáncer de mama metastásico cuando llega a los huesos.

El estudio publicado en la revista científica “Breast Cancer Research”, señala que este tipo de célula ósea puede detener a las células cancerosas incluso en tumores triples negativos.

La autora principal del trabajo, Karen Bussard, explica que “el cáncer tiene esta extraña capacidad de convertir otros tipos de células con las que entra en contacto y beneficiar a las células cancerosas. Por ejemplo, pueden convertir a las células inmunitarias que deberían matarlo, en sus propios guardianes. Sin embargo, ahora hemos encontrado una población de células óseas que no solo resiste, sino que somete el cáncer. Es fascinante.”

De interés: Anticonceptivos aumentan riesgo de padecer cáncer de mama

Los investigadores estudiaron cómo las células cambian una vez que interactúan con las células de cáncer de mama de hueso. Examinaron los osteoblastos, un tipo de célula ósea que deposita hueso nuevo durante el crecimiento y reparación.

En anteriores estudios se había demostrado que en pacientes con cáncer de mama metastático óseo, los osteoblastos dejaron de funcionar, lo que llevó a la pérdida de densidad ósea que es muy común en este tipo de pacientes.

Bussard y su equipo de trabajo evidenciaron que en las primeras etapas de la enfermedad cuando las células cancerosas invaden el hueso, en lugar de producir hueso nuevo, los osteoblastos pueden desviar su energía hacia factores de producción para detener el crecimiento de las células cancerosas.

Finalmente el equipo de investigación pudo concluir que el crecimiento del cáncer se desaceleró en presencia de osteoblastos que habían estado en contacto con células metastáticas de cáncer de mama.

Rubén Vásquez.

Con información de dpa.