ONU ha reportado personas envenedadas por pilas, baterías y otros dispositivos encontrados en la basura



DOBLE LLAVE – Cuando las pilas del control del televisor se desgastan, la batería del celular se daña o cualquiera de nuestros dispositivos electrónicos ya no funciona, lo primero que hacemos es arrojarlos a la basura sin saber los  daños graves que podemos causar al ambiente y seres humanos.

La mayoría de estos residuos, sobre todo las pilas y baterías, contienen elementos tóxicos como zinc, óxido de manganeso, mercurio o plomo, que no son biodegradables y por el contrario, permanecen en el tiempo generando un alto nivel de contaminación, por lo que es necesario tomar conciencia sobre lo que sucede cuando decidimos deshacernos de la basura electrónica.

Se puede hacer más

Recientemente la Organización de Naciones Unidas (ONU), advirtió sobre el envenenamiento o intoxicación de personas que se atreven a tomar los artefactos que encuentran en vertederos en Asia o África. Manifestó que en tres años habrán 50 millones de toneladas cúbicas de desechos electrónicos, esto sin contar los 30 millones que ya se han producido este año.

Ante esta situación, en Inglaterra ya se están tomando acciones. La organización sin fines de lucro WasteAid se encarga del reciclaje de dispositivos tecnológicos pero considera que los desechos de los mismos deben ser prioridad en el mundo. En Argentina, específicamente en la ciudad de Buenos Aires, llevan a cabo un programa de recolección de residuos electrónicos y además cuentan el portal Web Dónde Reciclo, mediante el cual las personas pueden saber donde queda su punto más cercano.

Sin embargo, hay quienes consideran que la responsabilidad para tratar el desecho de tales residuos debe recaer en los encargados de fabricarlos y no de quienes los usamos, pero mientras esto no sucede podemos aportar nuestro grano de arena. Visualiza este vídeo y conoce qué hacer, por ejemplo, con las pilas usadas.

Ligia Dayana Rivas

Con información de Clarín y Pijama Surf 

 

Comentarios