DOBLE LLAVE – Un grupo de investigadores de University of Western Ontario (UWO) en Canadá demostraron que sufrir depresión durante el embarazo impulsa el consumo de sustancias tóxicas, como cannabis, tabaco o alcohol, lo que puede suponer un factor de riesgo para desarrollar problemas de nacimiento.

Para el desarrollo del estudio, publicado en “Journal of Neonatal Perinatal Medicine”, el equipo analizó los datos geográficos y de salud de más de 25.000 mujeres embarazadas recopilados mediante el Instituto de Investigación Sanitaria Lawson en Estados Unidos.

Lee más: Gobierno alemán confirmó que la vacuna contra el sarampión será obligatoria

Asimismo lo expertos explicaron que, aunque se desconocía el inicio del consumo de dichas sustancias en las participantes, “sabemos que continuaba durante el embarazo y que es un gran factor de riesgo para los malos resultados de salud materno infantil“, ya que puede dar lugar a un parto prematuro o a que el bebé tenga bajo peso. En este sentido, se estableció que la depresión durante el embarazo supone el principal factor de riesgo para el consumo de este tipo de sustancias.

De este modo, Jamie Seabrook, profesor en la Escuela de Medicina Schulich de Brescia (Italia) y Western (Canadá), puso de relieve que las mujeres embarazadas que sufrían depresión tenían hasta 2,6 más probabilidades de consumir cannabis y el doble de probabilidades de consumir cigarrillos y alcohol durante el embarazo algo que a futuro le traería un número de consecuencias tanto al bebé como a ella.

Con los hallazgos, los investigadores destacaron la “necesidad” de establecer mayores apoyos para mejorar la salud mental de las madres gestantes, por ello abogan por la inclusión de estrategias de promoción de la salud mental, psicoterapia y medicamentos eficaces y seguros. Con estas medidas, además se ayudaría a la salud de los futuros bebés, concluyó Seabrook.

María Alejandra Guevara

Con información de dpa