Haciendo referencia a las fuerzas opositoras, el ministro de Exteriores dijo que varios países deberían frenar su apoyo al terrorismo



El gobierno sirio le quitó importancia a las conversaciones internacionales del pasado viernes, en Viena, en las que no participó, y criticó su fracaso a la hora de frenar el apoyo a los “terroristas”, en una referencia a las fuerzas de la oposición.

“El comunicado de Viena tiene varios puntos importantes, pero sorprende que no obligue a países conocidos por su apoyo al terrorismo a cumplir con las resoluciones del Consejo de Seguridad –de la ONU– relativas a la lucha contra el terrorismo“, dijo el ministro de Exteriores sirios, Walid al Moallem.

“Es importante para que los esfuerzos para combatir el terrorismo sean efectivos y para que tenga sentido hablar de un alto el fuego”, señaló el ministro durante un encuentro en Damasco con el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.

De Mistura viajó a Siria para informar a Al Moallem de las conversaciones en Viena, que se celebraron para intentar poner fin al conflicto en el país árabe, que inició hace más de cuatro años. En dichas conversaciones no participaron representantes sirios, ni del gobierno ni de la oposición.

En Viena se dieron cita los jefes de la diplomacia de países que respaldan al régimen de Bashar al Assad –como Rusia o, por primera, vez Irán– y a los rebeldes opositores –como Estados Unidos, Turquía o Arabia Saudí–, que acordaron reavivar el proceso de paz mediado por la ONU y posibilitar un cese el fuego en el país.

Uno de los puntos más controvertidos fue el destino del presidente sirio, Bashar al Assad. Sus aliados Moscú y Teherán rechazaron en reiteradas ocasiones los llamamientos de Washington y Riad a que Al Assad abandone el poder para permitir un acuerdo de paz.

Se estima que unas 250 mil personas perdieron la vida en el conflicto sirio, que comenzó con protestas prodemocráticas en marzo de 2011. Más de la mitad de los 22,4 millones de habitantes que tenía el país antes de la guerra son ahora desplazados internos o refugiados en otros países.

LS

Con información de dpa.

Comentarios