DOBLE LLAVE – Las rebajas de entre el 50% y 70% de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), aplicadas este fin de semana a 26 cadenas de supermercados del país, suma un precedente a la ya crítica escasez de alimentos que rige en Venezuela, para los especialistas la medida es “irresponsable” y aumentará el número de desplazados que huyen del hambre.

Desde el viernes en la noche los superintendentes junto a guardias nacionales se apostaron en los establecimientos para de manera arbitraria exigir que los productos fueran vendidos con descuento. Los usuarios no esperaron para hacer largas colas y aprovechar de adquirir algunos artículos, sin embargo, en el supermercado Excelsior Gama de Santa Eduvigis en Caracas los carritos se quedaron vacíos ante la falta de alimentos.

El luso-venezolano y dirigente de una de las empresas afectadas, Lisandro Rodrigues, pidió este lunes al ministro de Exteriores de su país, abogar por las medidas que impone el Gobierno. Asimismo, agregó, que varios comerciantes fueron detenidos durante el procedimiento de fiscalización de la Sundde.

Los supermercados venezolanos son atípicos. Sus anaqueles lucen vacíos o algunos están abarrotados de desinfectantes o refrescos, dos, tres y hasta cuatro hileras son llenadas con los mismos productos para ocultar la escasez.

Según la presidenta del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), María Carolina Uzcátegui, el Gobierno es “irresponsable” al promover estos operativos que acaban con la poca posibilidad de reponer los inventarios.

“Es una decisión irresponsable la del Gobierno obligar a los comercios a llevar los precios a los que fueron los del 15 de diciembre del 2017, en la cual la realidad venezolana era otra”, indicó. La inflación de cuatro dígitos en la nación, de acuerdo a cifras de la comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN), hace mella los salarios y que los precios de los productos suban casi a diario.

Para Uzcátegui, lo que enfrenta Venezuela “es una crisis que se pudo haber evitado y hoy todos los venezolanos vamos a sufrir esas consecuencias”.

Las acciones de la Sundde no son nuevas, desde hace años el organismo procede de la misma manera, llega a los establecimientos, amenaza a comerciantes y les obliga a vender al precio que ellos ordenen. Mantenerse a flote para los comerciantes es casi un milagro, tras su paso lo único que quedan son más anaqueles desolados.

Este lunes el presidente de la comisión de Política Exterior de la AN, Luis Florido, compartió un comunicado en su cuenta de Twitter en el que hace un llamado de solidaridad a la comunidad internacional, especialmente a los países vecinos Brasil y Colombia, ante el inminente incremento de desplazados que huirán del hambre en Venezuela.

La falta de alimentos ya deja huellas imborrables en la población como es el caso de niños que han muerto por desnutrición en varios estados del país, especialmente en Bolívar, tal y como ha denunciado la nutricionista y asesora de Cáritas Venezuela, Susana Raffalli. El número exacto de menores que murieron en 2017 por desnutrición se desconoce, sin embargo, Cáritas alertó a final de ese año que 300 mil niños estaban en riesgo de morir debido a esta causa.

El Centro de Divulgación del Conocimiento Económico (Cedice Libertad) rechazó este lunes la orden de bajar los precios a 214 establecimientos de las 26 cadenas de supermercados. En ese sentido, expresaron que “la medida es un paso más para perpetuar la distorsión económica en el país, a través de una política gubernamental de utilizar el hambre como mecanismo de control de la ciudadanía”.

El carnet de la patria así como los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), son dos mecanismos creados por el régimen de Nicolás Maduro, para someter a la población a un sistema de dádivas en el que la comida es distribuida de manera irregular y no a toda la población.

Los operativos han desatado saqueos en varios estados de la nación, sin embargo, los hechos no son controlados de manera oportuna por las autoridades, en lo que parece un intento de calmar el hambre para aniquilar las protestas.

Foto: EFE-Miguel Gutiérrez

Ariadna García / @Ariadnalimon

Recibe en tu teléfono contenido actual sobre seguridad y prevención en Venezuela y el mundo a través de nuestro canal en Telegram: https://t.me/DobleLlave