Desde la mañana del jueves el gobierno de Puerto Rico toma medidas preventivas para recibir el impacto de la tormenta tropical “Erika”.

Toda la actividad oficial, incluyendo el sistema de educación pública, fue suspendida desde el miércoles, mientras que para el resto de los trabajos en el gobierno cesarán a partir del mediodía.

A dicha suspensión se están uniendo los sistemas privados de educación escolar y universitaria, así como entidades del sector privado que están pidiendo a sus trabajadores que no acudan a trabajar o que abandonen sus puestos al mediodía.

Cerca de 85 vuelos que salían o llegaban al aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín, en San Juan, fueron cancelados. La mayoría son vuelos a las islas vecinas en el Caribe, pero también fueron canceladas varias conexiones con ciudades de Estados Unidos ante la cercanía del ciclón.

También fueron suspendidos los viajes de las lanchas que unen al territorio de Puerto Rico con sus islas municipio de Vieques y Culebra.

El boletín más reciente del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos sitúa a la tormenta moviéndose hacia el oeste a una velocidad de traslación de 26 kilómetros por hora.

Según su trayectoria actual, “Erika” se acercará a las Islas Vírgenes durante la tarde del jueves y pasará por el norte de Puerto Rico en horas de la noche y por el norte de República Dominicana el viernes.

A pesar de que se espera que el centro de la tormenta pase a cerca de 40 kilómetros al norte de San Juan, se están tomando precauciones para recibir vientos de tormenta tropical y lluvias sustanciales que podrían durar hasta el viernes.

DS

Con información de dpa.