DOBLE LLAVE – “Los niños también sufren depresión; sin embargo, hay que evitar confusiones porque a veces los niños lo que sufren es tristeza, no depresión”, afirma la doctora en psicología clínica y de la salud, Silvia Álava Sordo.

De interés: Conoce lo que debes consumir antes y después de entrenar

La tristeza, según esta experta, es una emoción lógica del ser humano que, en mayor o menor medida, se sufre en determinados momentos de la vida.

“Un niño puede estar triste porque ha perdido la pelota, ha suspendido un examen o por la negativa de sus padres a comprarle una mascota. En ese caso,se sentirá mal de forma momentánea y los padres lo que deben hacer es ayudarle a identificar esa emoción de tristeza como algo relativamente habitual en la vida y que se puede superar”, dijo.


Mientras que la depresión implica, por lo general, un estado de ánimo muy bajo. Álava agregó que también puede ocurrir todo lo contrario. “El niño actúa con mala conducta, hace continuas llamadas de atención a sus padres por no saber qué le está pasando, come en abundancia, está irascible, muy nervioso”, explicó.

Las causas de la depresión infantil podrían ser muy variadas, desde acoso escolar, abuso sexual o divorcio de padres, por lo que recomendó que ante la mínima sospecha, los padres deben ponerse en contacto con los profesores del colegio para saber su conducta, acudir a psicológico e incluso s un psiquiatra.

Dayana López La Rosa / @dayanalarosa

Con información de ABC Padres e Hijos

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave