Muchas cosas se acumulan en la cuenta de correo electrónico. Facturas, documentos laborales, currículums y fotos se encuentran allí; pero, ¿y si un día hackean la cuenta o la compañía la cierra sin previo aviso?

Muchos de los programas de email más usados, como Outlook o Thunderbird, tienen una función de archivo. “De este modo, un sistema automático guarda de forma regular copias locales de los correos en el disco duro del aparato”, explica el experto alemán Frank Termer. También es posible hacer copias en discos externos o servicios en la nube.

Cómo activar esta función de archivo varía de un programa a otro. “En la configuración del cliente también se puede establecer si el proceso es manual o automatizado, es decir, siguiendo determinadas reglas”, indica Frank Termer.

Los llamados protocolos de mail regulan la forma en que se recuperan los mensajes del servidor. Los más comunes son POP3 e IMAP, y con ambos es posible archivar los correos.

AG

Con información de dpa

Fotografía Gettyimages