Cada 27 de junio el país conmemora la labor de quienes dicen la verdad con responsabilidad para lograr un país bien informado



DOBLE LLAVE – “Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas” decía George Orwell y por su parte, Ryszard Kapuscinski manifestaba que “para ser periodista hay que ser buena persona ante todo. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas”. Ambas frases podrían resumir este oficio que en Venezuela es conmemorado cada 27 de junio en honor a la primera edición del diario Correo del Orinoco, creado por Simón Bolívar en 1818.

Entre las cualidades que todo periodista debe tener está el saber escribir, hablar en público, tener amplios conocimientos generales de diversas áreas, ser crítico y por supuesto, ser de espíritu noble pues la comunicación es una profesión de carácter social que, al igual que la medicina, requiere mucha vocación.

En los últimos años el periodismo en Venezuela se ha vuelto difícil de ejercer, sin embargo cada día son más los jóvenes que deciden estudiar Comunicación Social por la gran pasión que sienten por informar y aquellos que ya cuentan con el título de Licenciado defienden a capa y espada su profesión.

“Solo salimos a hacer nuestro trabajo”

Salir a la calle y cubrir el diarismo es una de las misiones más complejas de los comunicadores sociales, sobretodo en una Venezuela y en un 2017 que ha estado lleno de toneladas de noticias días tras día, minuto tras minuto.

Fabiana Ortega, es una comunicadora social egresada de la Universidad Central de Venezuela (UCV) que desde hace algunos meses se desempeña como reportera en Globovisión pero que durante cuatro años se dedicó a la fuente de artes y espectáculos en medios impresos.

“Mi reacción fue quedarme en shock cuando recibí la propuesta pues significaba alejarme de mi zona de confort”, relata Ortega quien destaca que se ha tratado de una experiencia enriquecedora tomando en cuenta que “salió a la calle” en un momento en el que las tensiones son cada vez más notable en el país.

Fabiana, destaca que ser reportera le ha permitido realizar un ejercicio periodístico que quizás en una “situación normal” no hubiese podido desarrollar, sobre todo frente a las diferentes limitaciones que se pueden presentar, incluyendo el cerco informativo. “Es un momento para el periodismo que puede servir como excusa para desarrollar habilidades”.

“Los reporteros intentamos defender nuestro tiempo y nuestra energía, es lo que nos mueve incluso a arriesgar nuestras vidas”, menciona Fabiana recordando una agresión que sufrió durante una de las manifestaciones realizadas por parte de la oposición venezolana.

“Intentaron tumbarme de la camioneta en la que me subí para hacer mis cámaras y al bajarme me empujaron junto con mi camarógrafo”, relata sobre una de las pautas que cubrió el pasado mes de abril. Sin embargo, Ortega asegura que más allá de haberla marcado como un mal momento, lo hizo de manera positiva ya que esa experiencia solo la motivó a hacer su trabajo.

“Es necesario hacer entender a la sociedad que solo salimos a hacer nuestro trabajo”, resalta agregando que esa experiencia la hizo querer ser ejemplo de tolerancia y entendimiento. “El peso que jugamos los comunicadores sociales es en la sociedad es fundamental, más cuando trabajas para un medio que tiene un alcance tan masivo”, expresó.

Fabiana, destacó que ser reportera me ha invitado a cuidar los detalles, a tener un ejercicio intelectual para escoger las palabras oportunas que acerquen la información a la realidad. Concluyó, asegurando que se trata de un trabajo motivado por pasión y vocación a informar.

“Creo que es la mejor profesión del mundo”

“El periodismo es un estilo de vida, cuando eres periodista lo eres 24 horas al día los 7 días de la semana. No hay manera de separarse ni despegarse del oficio. Ahora más, con redes sociales, así estés de vacaciones, en una playa o reunión familiar uno está pegado a las noticias, a la información y siempre quieres compartir y transmitirlas a la gente; y a pesar de las largas jornadas, guardias y horarios que tenemos, lo hacemos siempre excelente, dando o tratando de dar lo mejor que podemos” así describe David De Matteis al oficio de informar.

Desde sus inicios en Radio Caracas Televisión donde afirma haber aprendido y formarse con los mejores, el comunicador social asegura que luego de pasar por varias fuentes como internacionales en RCTV y posteriormente economía y política en Globovisión, su favorita fue sucesos, incluso en un país como Venezuela, porque “ayudar a las personas con sus denuncias e injusticias es bastante motivador”.

Resalta que la imparcialidad debe estar siempre presente y sin importar quien sea la fuente debe tratársele con “mucho respeto y abordando los temas del momento pero sin agredir”

Desde Miami, donde se encuentra radicado hace ya unos meses asegura que en el exterior el ejercicio del periodismo es diferente pues la prensa goza de más seguridad y tranquilidad. “En países como Colombia y Estados Unidos los voceros, bien sea la policía, Cancillería o los alcaldes y sus equipos de prensa llaman a los periodistas, distinto a Venezuela que para conseguir una entrevista con algunas fuentes es tarea casi imposible”.

Pese a todas las dificultades, De Matteis confiesa que “no hay un día que no extrañe ejercer en Venezuela” y comenta que se siente orgulloso de sus colegas. “Veo a veces como han salido heridos y siguen en la lucha por informar. Mis respetos y admiración absoluta para ellos”. Además expresa que el rol de la prensa en Venezuela en estos últimos años es valioso pues a través de las pantallas, emisoras, papel o web se puede “darle voz a quienes no tienen” y ayudar a las personas a que sepan, a que conozcan, a que estén informadas “entre tanto silencio”.

“Es fundamental tener un espacio justo”

Shirley Varnagy, es conocida como un referente del periodismo venezolano desde que llegó al medio. Su método para ejercer la comunicación social la han llevado a convertirse en una de las entrevistadoras más reconocidas en el país durante su paso por la radio y la televisión venezolana.

Actualmente, Varnagy cuenta con dos programas, #ShirleyRadio y Shirley, transmitido por Venevisión Plus. En ambos espacios, ella iza la bandera de la responsabilidad que requiere informar.

“Es fundamental tener un espacio justo”, expresa Shirley quien aseguró que en la actualidad que atraviesa Venezuela es fundamental informar a las personas sobre todo frente a la “censura sofisticada”.

Expresó, que actualmente es complejo el ejercicio periodístico pero reitera que Venezuela necesita periodistas y no solo de aquellos que cuenten con un espacio pues destaca que, gracias a las tecnologías, todos pueden ser su propio medio siempre y cuando la información sea responsable.

En cuanto a la censura, destaca que el cerco informativo se hizo evidente y se fortaleció con el cierre de Radio Caracas Televisión. “Se perdió un espacio, es un antes y un después”. De igual manera, agregó que el después se vio reflejado en otros medios que debido a “la violación del poder gubernamental” se vieron obligados a cambiar sus líneas editoriales. “La salud de la democracia se ve reflejada en esa censura”, reiteró.

Refiriéndose a las nuevas generaciones, destacando que ella ha ejercido dentro del lapso que incluye un único gobierno, Shirley aseguró que Venezuela necesita nuevas ideas y gente dispuesta a ejercer con responsabilidad, a brindar un espacio para escuchar y hacer escuchar las voces del resto. Destacó, que quiere ser siempre recordada dentro del gremio como una voz justa; “yo creo en el periodismo justo, creíble, crítico y objetivo”.

El gremio periodístico en Venezuela ha sabido luchar contra todas las adversidades a través del tiempo, luchando por ejercer de manera veraz su profesión a través de todos los medios posibles y con mucha responsabilidad para lograr un país bien informado.

Alejandra Watts / @alejandra_watts

Katriz Luna / @katrizl

Comentarios