DOBLE LLAVE – El Partido Popular (PP) inicia una nueva era con la elección del joven economista y abogado Pablo Casado como presidente y sucesor de Mariano Rajoy, que dirigió la formación conservadora durante 14 años hasta renunciar al cargo el mes pasado tras ser destituido como jefe de Gobierno español.

Casado, de 37 años, consiguió el voto de más de un 57% de los 3 mil 082 delegados reunidos en un congreso extraordinario del PP en Madrid y superó a la otra candidata, la ex vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, tras una dura campaña marcada por las acusaciones cruzadas y videos difamatorios.

De interés: Mike Pompeo exhorta a mantener la presión sobre Corea del Norte

El ex vicesecretario de Comunicación del PP se hizo así con el liderazgo del partido más votado de España e iniciará una nueva etapa con tres retos centrales: encabezar la oposición al Gobierno del socialista Pedro Sánchez, iniciar la renovación del PP y devolver relevancia a un partido golpeado y dividido.

“Al futuro no se le espera sentado, al futuro se le sale a conquistar”, avisó Casado en su último discurso antes de la votación en el congreso extraordinario del PP que lo llevó a uno de los puestos clave en el panorama político del país. “España nos necesita más que nunca, más fuertes y más unidos”.

A pesar de que Casado no figuraba entre los candidatos a liderar el PP cuando se abrió la sucesión de Rajoy, el político conservador sedujo al aparato del partido con su apuesta por la renovación y por la recuperación de valores tradicionales de la formación, encarnados por figuras como el ex presidente José María Aznar.

En sus discursos evidenció ese regreso a las esencias con diversos guiños a la familia, la lealtad al rey, el rechazo a la eutanasia o el aborto y la exaltación de la unidad de España frente a tensiones independentistas como la catalana. El objetivo: reconquistar la mayoría absoluta para el PP.

“Yo no quiero comentar lo que pasa en España, quiero decir lo que tiene que pasar en España. Tenemos que volver a liderar esta sociedad, lo merecemos”, reclamó Casado, que prometió “ilusión, pero también renovación”. “Una renovación tranquila, constructiva, de futuro, un cambio de etapa, contando con todos”.

Casado se asentó así como respuesta a Ciudadanos, la formación liberal que viene robando votos al PP en la derecha, y derrotó a la más experimentada Sáenz de Santamaría (Valladolid, 1971), considerada desde hacía años como futura líder del PP pero lastrada por su papel de “número dos” en el Gobierno de Rajoy.

La victoria de Casado fue así interpretada por el izquierdista Podemos como un giro del PP a posturas más derechistas. “Antes no teníamos ningún partido de extrema derecha pero hoy hay tres, dos grandes y uno pequeño”, ironizó el secretario de Organización del partido, Pablo Echenique, sobre el PP, Ciudadanos y Vox.

Pedro Sánchez, por el contrario, felicitó en un tuit a Casado y le deseó “ánimo en la tarea que tiene por delante”. “El Gobierno seguirá trabajando por el crecimiento económico, el empleo digno, la conquista de nuevos derechos y libertades y la reconstrucción del Estado del Bienestar”, indicó el presidente del Ejecutivo.

Casado (Palencia, 1981) inició de joven su militancia en el PP y lideró las juventudes del partido hasta ser nombrado por Rajoy en 2015 vicesecretario de Comunicación, cargo con el que tuvo que dar la cara ante los medios en una etapa compleja para el partido por diversos escándalos de corrupción y por la crisis en Cataluña.

Más información: Trump acusa a China y EU de manipular los mercados financieros

Cuando Rajoy fue destituido del Gobierno por una moción de censura el 1 de junio y dejó la presidencia del PP, que ocupaba desde 2004, Casado no figuraba entre los candidatos a la sucesión, pero sorprendió postulándose y desde entonces fue derribando obstáculos y rivales hasta su victoria de hoy en el congreso extraordinario.

Más allá de la lucha por renovar el PP, el primer desafío de Casado pasará por cerrar las heridas abiertas en una campaña que exhibió la división interna del partido. “A nadie preguntéis a quién ha votado, todos hemos votado al PP y todos hemos ganado”, dijo hoy abriendo la mano a Sáenz de Santamaría y a sus rivales internos.

Por Pablo Sanguinetti (dpa)

Servicio informativo de dpa