Los niveles de dióxido de carbono y metano, los dos principales gases del efecto invernadero, alcanzaron el año pasado lecturas máximas sin precedente, en tanto que continuaron propiciando el calentamiento global, advirtió la agencia meteorológica de Naciones Unidas.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) informó que los niveles de CO2 subieron a casi 398 partes por millón, desde las 396 ppm en 2013.

Debido a la quema de carbón, petróleo y gas para obtener energía, los niveles mundiales de CO2 son ahora 143% más altos que antes de la Revolución Industrial. Los científicos aseguran que la combustión de hidrocarburos es el principal factor del calentamiento global.

La OMM dijo que los niveles de metano alcanzaron también un nuevo máximo de unas 1.833 partes por cada mil millones, en 2014.

Alrededor de 40% de las emisiones de metano provienen de recursos naturales y un 60% de las actividades humanas, como la cría de ganado, el cultivo del arroz y la extracción de combustibles fósiles.

“Cada año registramos una nuevo máximo histórico en concentraciones de gases de efecto invernadero“, dijo el secretario general de la OMM, Michael Jarraud.

“Debemos actuar ahora para reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero si es que queremos tener una oportunidad de mantener el incremento de las temperaturas en niveles controlables”, agregó.

Los representantes de diversos países se reunirán antes de fin de mes en París para elaborar un nuevo acuerdo de la ONU, que rija las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los científicos del clima aseguran que si no es frenado el calentamiento global, las consecuencias peligrosas incluirán la inundación de las ciudades costeras y las naciones isleñas, perjuicios a la agricultura, interrupciones en el suministro del agua potable, la propagación de enfermedades y la extinción de especies.

LS

Con información de Yahoo! Noticias.