DOBLE LLAVE – Durante varios años Napoleón Bravo resistió las diversas arremetidas desde el poder hacia él y sus programas de radio y televisión. Cierres temporales y definitivos, suspensiones, censuras, presiones y amenazas estuvieron a la orden del día, hasta que en 2011 decide marcharse con su familia del país, atendiendo a una oferta de trabajo en Miami.

A partir de entonces reside en aquella ciudad, aunque sin perder los vínculos con Venezuela, tema obligatorio de “Bravo 24“, el programa que conduce diariamente por su canal en YouTube, que comparte con “Gente en ambiente“, el emblemático resumen musical que anima desde hace 40 años y que actualmente transmite los domingos el Circuito Unión Radio.

Periodista de fibra y garra, asegura que es posible que el fin del régimen esté cerca, pues “la lucha del pueblo venezolano ha sido heroica”, ante lo cual no dudaría en regresar, pues “de mi patria añoro sus colores, sabores, sonidos y paisajes”.

-¿Qué fue lo que lo hizo finalmente salir del país?

-En mayo del año 2000 es la primera agresión contra el programa, de hecho es el primer programa que cierran e inician la represión contra mi trabajo y mi familia. Además de tener varios juicios abiertos, inventados por el régimen, mandaron a disparar a mi casa, justo en la ventana del cuarto de mi hija, e iniciaron las amenazas de cerrar las emisoras en las que trabajaba diciéndole a los directivos que habían empleado a un “enemigo del gobierno”.

De hecho, “24 horas” fue el primer programa que el régimen ordena cerrar, amenazando directamente al dueño de la emisora; en mayo del año 2000. Así fue la situación hasta el año 2001, cuando gracias al público y la presión de los televidentes vuelvo al programa. Con amenazas a cualquier hora del día, tanto a mis teléfonos como a algunos de los directivos del canal, el programa se mantiene hasta agosto del año 2004, cuando definitivamente lo sacan del aire.

-¿Qué ocurrió después?

-Me mantuve en los noticieros radiales de la mañana y finalmente me voy a la isla de Margarita. Allí reinicio mi trabajo y dirijo la radio Reyna, propiedad de Morel Rodríguez Rojas. Hasta allá llega la represión, cuando José Vicente Rangel llama a los dueños para amenazar con el cierre de la emisora. Vuelvo a quedar sin trabajo y las amenazas a mi familia se mantienen. Para entonces ya estamos en el año 2009 y con nueve años de agresión, represión y amenazas. Nunca pertenecí a ningún partido político u organización que pudiera apoyarme. Para 2011, sin trabajo, con amenazas de activar los cuatros juicios -que aún se mantienen abiertos- recibo la oferta de realizar un programa matutino en Florida, aquí en Estados Unidos, con Angélica María. Así que perseguido, sin ser líder político ni militar, sin poder trabajar y con esa proposición, no dudé en hacer lo que nunca pensé: emigrar… temporalmente.

 -¿Cómo se desarrolla su actividad profesional en Estados Unidos? 

-Todos estos años me he dedicado a lo que era mi hobby: “Gente en ambiente”, un collage de la cultura pop, mi homenaje a los disc jockeys de mi adolescencia: Eduardo Morel y Clemente Vargas Jr. Como periodista he trabajado en varias emisoras, en especial en Mira TV, también en Actualidad Radio, en Miami, y ahora estoy metido en el medio más poderoso: internet. Tengo un canal en YouTube llamado “Bravo24”.

-¿Cree que está realmente cerca el fin del régimen en nuestro país? 

-Es posible. La lucha del pueblo venezolano ha sido heroica. Esta generación está a la altura de la del 28 y la del 58; sin embargo, en tanto el presidente de Venezuela domine los tres poderes, directa o indirectamente, como ha sucedido durante el siglo XX, seguiremos teniendo a un dictador en Miraflores. El presidente no puede ser comandante general, accionista principal de Pdvsa y a la vez ser parte de un partido dueño de la mayor fracción en la Asamblea Nacional.

-¿Volvería a Venezuela si regresa la normalidad?

-Venezuela es mi patria. Mi única patria. Los venezolanos son mis hermanos. Sus colores, sabores, sonidos y paisajes son los míos. Siempre he añorado a Venezuela, incluso siendo niño, cuando tuve que vivir tres años fuera de mi país (en España, de donde son sus padres).

DOBLE LLAVE

Tomado de El Universal