Madre de la víctima pide a los adolescentes que tomen conciencia de lo peligroso que es utilizar los dispositivos cerca del agua



DOBLE LLAVE – Richard Bull, un inglés de 32 años, murió debido a una descarga eléctrica que le produjo severos daños en el organismo, gracias al mal uso de su smartphone.

A pesar de que el equipo es aprueba de agua, el cargador no lo es, por lo que el accidente terminó en desgracia. La hipótesis que se maneja es que Bull entró en la tina con su iPhone conectado al cargador. Mientras lo utilizaba, el cable reposaba sobre su pecho y al hacer contacto con el agua se desató la descarga que le produjo muerte por electrocución.

El hombre fue hallado muerto por su esposa, quien en primera instancia pensó que había sido atacado (por lo grotescas que fueron las heridas ocasionadas). El celular se encontraba cerca del cuerpo, y su cargador estaba conectado a una extensión que iba hasta el pasillo.

El oficial a cargo de la investigación advirtió: “Estos parecen dispositivos inocuos pero pueden ser tan peligrosos como un secador de cabello en el baño. Deberían existir advertencias. Mi intención es reportar esto a los fabricantes del teléfono”.

El hermano del fallecido reconoció que se trató de un accidente: “Todos podemos despistarnos a veces”, dijo. Por su parte, la madre de Bull quiso advertir a los adolescentes que “no pueden despegarse de sus teléfonos” lo peligroso que es utilizarlos cerca del agua.

Andreina Gutiérrez Romero

Con información de La Sexta

Comentarios