Las denuncias de abuso sexual presentadas por actrices de Hollywood en 2017 contra el productor de cine Harvey Weinstein representan un “impacto global muy importante” para que las mujeres se sientan con “coraje” de hablar sobre la violencia de género, coincidieron dos defensoras de los derechos humanos.

“Las denuncias contra Weinstein, que derivaron en la creación del movimiento #MeToo (#YoTambién), causaron un impacto global muy importante. Gracias a eso muchas mujeres se sintieron con más coraje y derecho para hablar de la violencia de género de la que fueron o son víctimas”, dijo a dpa la expresidenta de Irlanda Mary Robinson, integrante de la organización internacional The Elders, fundada por Nelson Mandela y promotora de la paz, la justicia y los derechos humanos a nivel mundial.

Robinson estuvo días atrás en Buenos Aires junto a Hina Jilani, abogada paquistaní defensora de los derechos de las mujeres, quien recordó que en su país hace cinco años fue sancionada una ley que contempla los delitos de violencia de género. “Hasta ese momento ninguna mujer tenía el coraje de denunciar a sus agresores. Ahora patrocinamos a muchas de ellas ante la Justicia”, comentó a dpa.

Jilani, que también integra The Elders, es abogada de la Corte Suprema de Justicia de Pakistán. Pero antes, en 1980, fue una de las fundadoras del primer estudio jurídico formado sólo por mujeres abogadas. Por su trabajo fue detenida en varias ocasiones.

Robinson y Jilani visitaron Argentina para participar en la campaña Caminemos juntos, organizada por The Elders en favor del acceso igualitario a la justicia.

La nación suramericana es donde, en 2015, surgió la consigna #NiUnaMenos, impulsada por colectivos de mujeres a partir de diferentes casos de feminicidios.

El reclamo trascendió las fronteras argentinas y se extendió por Latinoamérica y también por países de Europa. Según estadísticas no oficiales, en Argentina es asesinada una mujer cada 30 horas.

“Los estados deben tener tolerancia cero con la violencia contra las mujeres. Tan importante como las leyes es el apoyo que toda la sociedad pueda brindarle a las víctimas, que necesitan refugios y atención psicológica para tener la confianza de denunciar a sus agresores y volver a confiar en ellas mismas para elegir su nuevo camino”, consideró Robinson.

Las mujeres, indicó Jilani, necesitan de parte de los gobiernos el impulso de reformas en la Justicia que contemplen sus derechos.

“Se necesita a nivel global un esquema judicial accesible para las mujeres y toda la ciudadanía en general. Todavía hay mucho por hacer para promover la igualdad sin discriminar a ningún sector. Y eso no sólo es responsabilidad de los gobiernos sino, además, de la sociedad civil, que tiene un papel importante tanto en el monitoreo como en advertir los aspectos negativos de las reformas. También hay que simplificar la Justicia para que todas las personas se sientan cerca de ella”, opinó Jilani.

Gabriel Tuñez (dpa).

Con información de dpa.

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave.