DOBLE LLAVE – Un reportaje realizado por el diario zuliano Panorama afirma que con una “matrícula ínfima”, lejos de alcanzar los 25 alumnos por aula, la sede de la Universidad Bolivariana de Venezuela en Zulia, que forma parte del Eje Geopolítico Regional “Cacique Mara”, se ha reducido a pasillos y salones solitarios.

Lee también: Éxodo venezolano, una crisis que crece continuamente

En 2018 ha ingresado 311 alumnos, según arrojan los registros de la Coordinación de Ingreso, Prosecución y Egreso Estudiantil de la casa de estudios. En 2003, la matrícula alcanzaba los 8 mil estudiantes. Ocho años más tarde, en 2011, la cifra se había reducido casi a la mitad con 4.250 inscritos, número que bajó a 2.500 participantes en 2012. Hoy, cuatro años después la cantidad no suma ni la cuarta parte de ello.

En uno de los bloques que conforman la casa de estudios, 20 aulas están inactivas por el bajo número de participantes. Sólo 3 salones funcionan como laboratorios de computación. Las clases se imparten en salones del rectorado y en un bloque adicional, en el que hay problemas de filtrado y humedad.

Entre factores como el alto costo de los pasajes, la escasez de efectivo que impacta en el tema transporte, que dificulta el traslado de los alumnos a la institución y la situación económica actual se suman a la desmotivación, fruto de la manera intermitente en que se imparten las clases, lo que hace que la matrícula se reduzca a pocos estudiantes aún optantes por titulo universitario.

Al ser consultado sobre la matrícula actual de la UBV, el director de la universidad, Eury Villalobos, informó que en las 3 secciones que hacen vida en la sede de Maracaibo hay 1.800 estudiantes, otros 613 más en en las 6 secciones del núcleo de San Francisco y 40 inscritos en la territorialización universitaria del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). Reiteró que apenas 311 inscritos se hayan recibido en lo que va de año y que el tema de transporte ha incidido de manera significativa en la merma.

Acerca de la deserción de profesores, comentó que, de un grupo de 380 docentes, renunciaron 17 el año pasado, cifra que, según considera, “no es significativa, ni tiene incidencia” en comparación con el profesorado activo.

De interés: La oscurana es cómplice de la delincuencia en Cúa

Ninoska Moncada / @ninoskamci

Con información de Panorama

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave