ISIS surge de las siglas en inglés de Estado Islámico de Irak y al-Sham. Empezó como Al-Qaeda en Irak  y actualmente controla parte de Irak y Siria, en lo que ellos llaman un califato. ISIS o Estado Islámico es a la vez un grupo terrorista que gobierna parte de ambos países.

Abu Musab al-Zarqawi fundó el grupo terrorista en 1999 como Jama’at al-Tawhid wal-Jihad, que en español sería La Organización del Monoteísmo y la Jihad. En 2004 juraron lealtad a Osama Bin Laden y pasaron a llamarse Al-Qaeda en Irak. A lo largo de los años se fusionaron con otras organizaciones y cambiaron varias veces de nombre.

Hay que aclarar que el grupo no es lo mismo que Al-Qaeda, sino que fueron aliados durante un tiempo y usaron su nombre, en febrero de 2014 Al-Qaeda cortó todos sus vínculos con ISIS, porque no aprobaba su brutalidad y su intransigencia.

Las nuevas víctimas de las atrocidades del grupo yihadista son los niños de 5 años en adelante, que serían los más vulnerables de la guerra. Porque cuentan con muy pocos mecanismos para denunciar la violencia y pueden mostrarse evasivos al hablar por temor a las represalias y dado que son niños, sus denuncias no se suelen tomar en serio.

Los niños son objetivos especialmente fáciles para los grupos terroristas o milicias. Las FARC, Hamás y las guerrillas africanas usan niños para luchar en sus filas. En el caso de ISIS, los menores están uniformados y llevan pañuelos negros en su frente con el lema “No hay más Dios que Alá”.

Los jihadistas someten a los niños, que llaman cachorros del califato, a intensivos entrenamientos militares y religiosos en los territorios que controlan en Siria, precisó el observatorio sirio para los derechos humanos, una ONG opositora al régimen de Bashar al-Assad con sede en Gran Bretaña.

Varios videos difundidos en las redes sociales por los extremistas muestran a chicos cargando escopetas, fusiles AK-47, disparando y zigzagueando a través de la maleza como parte de sus entrenamientos.

“Los niños son presa fácil de los terroristas porque no van a la escuela y tampoco trabajan, usan a los pequeños porque es más fácil lavarles el cerebro, pueden moldear a esos niños en lo que ellos quieran”, indicó un miembro de la ONG.

Los soldados menores de edad son ubicados en los puestos de control o usados para conseguir información en las zonas que no controla el ISIS, porque suelen pasar desapercibidos.

Constantemente el Estado Islámico publica en las redes videos de propaganda, hábilmente editados, mostrando a los muchachos que se adoctrinan en un campo de entrenamiento de estilo militar, para “cachorros”, como ellos los llaman.

 Además de enseñarles a los infantes a usar las armas, también los enseñan a decapitar personas. “Ellos usan muñecos para enseñarles cómo descabezar a la gente, entonces les hacen ver una decapitación y a veces los obligan a llevar las cabezas con el fin de retirar el miedo de sus corazones”, dijo un funcionario de seguridad iraquí en una entrevista a NBC News.

En junio, Human Rights Watch documentó las experiencias de 25 antiguos niños soldados de la guerra civil de Siria, y afirmó que los grupos armados no estatales han utilizado a niños tan jóvenes como de 15 años para luchar en la guerra, y otros menores en funciones de apoyo.

Desde enero de 2015 el Estado Islámico ha reclutado 400 niños para el combate en Siria. Recientemente abrieron dos oficinas para captar a menores en las ciudades de Al Mayadín y Al Bukamal, en la frontera con Irak. El grupo extremista insta a los padres a enviar a sus hijos para registrarse y también recibe a menores que quieren entrar en sus filas sin el consentimiento de sus progenitores. Tras su registro, los “reclutas” son sometidos al entrenamiento militar y a sesiones de sharia o ley islámica.

En dos ocasiones, y con fines propagandísticos, los menores han protagonizado videos en los que supuestamente asesinaban a disparos a dos rusos y un árabe israelí acusados por los radicales de ser espías.

Según la Organización de las Naciones Unidas, los niños formados para luchar por ISIS se unen a cientos de miles de personas en la fraternidad mundial de niños soldados, quienes luchan en diversos lugares como India, Somalia y Tailandia.

La situación de estos niños plantea variables que desafían respuestas simples. ¿Qué futuro les espera a estos niños si ISIS alguna vez es derrotado? ¿Acaso se puede hacer algo para ayudarlos a recuperarse psicológicamente?

Se necesita una cantidad significativa de tiempo y tal vez dinero para rehabilitar a los niños soldados, dicen los expertos, pero la esperanza y la determinación los puede ayudar a prosperar, si algún un día estos enfrentamientos terminan.

Patricia Aular

Video cortesía de Cnn México.