Algo tan inocente como una foto de un acto escolar podría ser de ayuda para un secuestrador



DOBLE LLAVE – Hoy en día es muy difícil resistirse a las redes sociales, pues nos entretienen y hasta nos facilitan la vida en muchos sentidos. Sin embargo, también podrían presentar riesgos, no solo en nuestra salud, sino en nuestra seguridad. Hoy te diremos algunos de ellos, para que puedas resguardarte, a tu familia, y en especial a tus hijos. ¡Toma nota!

  • Subir fotos. Todo el mundo lo hace, todo el mundo las comenta, las comparte, les da like, etc. Sin embargo, eso está bien cuando son visibles para un público restringido, como tus familiares y amigos cercanos. Pero subir fotos de tus hijos en tu cuenta de Instagram podría ser un peligro. Mucho más si tu perfil es público y si utilizas etiquetas que puedan ubicarle fácilmente. Es mejor evitar y, si de verdad no quieres dejar de compartirla, al menos ten cuidado con los detalles: que no aparezca un número de placa, el logo o el nombre del colegio (en el uniforme), un gafete con su nombre, etc.
  • Fotos de viajes. Cuando solo pensamos en divertirnos y pasar un rato agradable con nuestra familia podemos cometer más de un error sin darnos cuenta:
    • Niños y fotos. No subas fotos de tus hijos en las que aparezcan en traje de baño o sin ropa, por muy tiernos que se vean. En Internet hay mucha malicia y alguien podría tomarlas para fines enfermos.
    • Indicar ubicación. Realmente no es necesario brindar esta información. Cuando hagas un paseo o vayas a un lugar, evita señalar dónde te encuentras, mucho menos si subes la foto en el mismo momento en que la tomas. Algunos secuestradores han dado con el paradero de sus víctimas valiéndose de esta información. O, peor aún, estás dejando claro que tu casa podría estar sola. Lo mejor es subir las fotos al regresar del viaje.
    • Enseñar documentos. Mostrar tíquets de avión, pasaportes y documentos de identidad o de cualquier tipo en fotos, podría ser peligroso. No expongas este tipo de información para evitar riesgos, cualquiera podría utilizar algún dato para perjudicarte.
  • Compartir actividades. Si tus hijos practican un deporte o son aficionados a algún tipo de arte, es mejor no revelar mucho al respecto. Muchos delincuentes rastrean academias de artes marciales o danza para encontrar niños. Igualmente ocurre con los colegios, por nada del mundo reveles dónde estudia tu hijo. Lamentablemente, nunca sabes quién está husmeando en tus perfiles con malas intenciones.
  • Fotos vergonzosas. A veces es mejor dejar las fotos de este tipo para la familia. No expongas a tus hijos a una vergüenza de ese tipo aunque no tengan aún conciencia de ello. Nunca sabes dónde podría parar la fotografía y cuánto podría afectarle en el futuro. Para muestra de ello están los memes.
  • Fotos con otros niños. Aunque sean sus mejores amigos o sus compañeros del colegio, lo mejor es que no subas en tus redes sociales fotos de otros niños. No sabes si a sus papás les agrade la idea, por lo que es mejor evitar problemas.

Andreina Gutiérrez Romero

Con información de Genial

Comentarios