DOBLE LLAVE – El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas adoptó una resolución en rechazo al conjunto de medidas coercitivas unilaterales impuestas por el Gobierno de Estados Unidos contra la economía y la industria petrolera de Venezuela.

La resolución, que fue aprobada con 28 votos a favor, 14 en contra y cinco abstenciones, fue impulsada por el Gobierno venezolano desde el Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) para fortalecer el respaldo internacional contra los efectos del bloqueo económico, financiero y comercial.

Además de condenar abiertamente las sanciones de Washington, la resolución insta a fortalecer la cooperación internacional para hacer frente a las consecuencias negativas del bloqueo, bajo la premisa de “promover, proteger y fomentar el respeto de los Derechos Humanos“, principios contenidos en la carta fundacional de la ONU.

Leer también: Equipo de Guaidó volverá a Barbados

En este sentido, queda reafirmado el fundamento de autodeterminación de los pueblos, donde cada Estado tiene el “derecho inalienable a elegir libremente y desarrollar, de conformidad con la voluntad soberana de su pueblo, su propio sistema político, social, económico y cultural, sin injerencia de ningún otro Estado o actor no estatal”.

De esta manera, el amplio respaldo de los Estados miembros en la votación sigue contrastando el reciente informe sobre Venezuela presentado por la Alta Comisionada de los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, que minimizó el impacto del bloqueo en el país caribeño.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, agradeció “el contundente respaldo de los Estados miembros del Consejo de DDHH de la ONU a la resolución presentada desde la Presidencia del MNOAL a favor de Venezuela” y  aseveró que se trata de “una victoria que amplía la cooperación internacional y rechaza las sanciones imperiales”.

La diplomacia venezolana sigue tratando de denunciar ante distintas instancias internacionales los efectos de las sanciones contra todo el pueblo venezolano, que afectan ampliamente el goce de los Derechos Humanos, en especial en el sector de la sanidad, donde se han visto afectados importantes programas estatales de tratamientos médicos, intervenciones quirúrgicas y trasplantes.

Bárbara Méndez / @barbie_zml

Con información de nota de prensa