DOBLE LLAVE – Para frenar las emisiones de dióxido de carbono (CO2), uno de los principales causantes del efecto invernadero, los Gobiernos tienen que encarecer mucho más el coste de contaminar, aseguró un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El estudio analiza cuánto dinero ingresa a los 42 países miembros de la organización por parte de las empresas y otros organismos contaminantes con CO2, ya sea a través de impuestos o el comercio de emisiones. Estos ingresos son una forma de crear incentivos para la protección climática, ya que si emitir CO2 cuesta dinero, las empresas tienen interés en reducir las emisiones.

Lee más: Energía nuclear es necesaria para lucha contra cambio climático

Los países estudiados, sobre todo Estados Unidos, China y los de la Unión Europea (UE), son responsables del 80% de todas las emisiones de CO2 por quema de combustibles. De acuerdo con los cálculos de la OCDE, en promedio cobran tasas al CO2 en el 54% de los casos de emisiones propias, 10 puntos porcentuales más que en 2015.

Sin embargo, sólo el 12% de las emisiones paga un precio de al menos 30 euros por tonelada de emisiones del gas, algo que en opinión de la OCDE constituye una estimación muy baja sobre los actuales costes reales del cambio climático.

María Alejandra Guevara

Con información de dpa

¿Deseas tener más informaciones de prevención y resguardo? Únete a nuestro canal en Telegram: https://t.me/DobleLlave