DOBLE LLAVE – En materia de indigencia Venezuela ha experimentado un crecimiento sin precedentes, pues sólo desde 2012 al 2013 (única fecha disponible durante la realización de la investigación) la tasa de la población nacional en estado de mendicidad pasó de ser del 7,1% al 9,8% lo que representa un aumento de 2,7 puntos porcentuales en un año. Según el informe de Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Esta condición puede producirse por muchas razones. Sin embargo, el sociólogo y colaborador de la fundación “Juntos”, José Villasmil señaló que en el país “el tema de las adicciones a las drogas es la causa más recurrente” de las personas en condición de calle.

Asimismo Villasmil indica que también tiene gran peso, “la incidencia de políticas públicas que eduquen, prevengan y atiendan esta clase de adicciones y recientemente el incremento de la pobreza en la nación”. El cual para 2012-2013 tuvo un incremento de 6,7 puntos porcentuales, es decir del 25,4% se ubicó en el 32,1%, de acuerdo a información suministrada por el Cepal.

El especialista reconoce que “existe mucha gente que con disposición ayudar a personas en situación de calle, ya sea por solidaridad o porque tuvieron un familiar que paso por lo mismo, pero en muchos casos se limitan hacerlo porque no tienen los recursos necesarios o porque lamentablemente se han visto estafados por éstas personas”.

Por ello, explica que frente al deseo de prestar apoyo, lo recomendable para evitar ser engañados es “dirigirse directamente a las organizaciones de desarrollo social y ofrecerle su contribución que bien puede ser monetaria, en alimentos, en productos de higiene personal, entre otros” y luego la institución se encargará de distribuirlos.

De este modo, el personal especializado en tratar estos casos le darán un uso eficaz a la donación, mediante la ejecución de programas que contemplen el tratamiento a las adicciones o a otras enfermedades producto de la mala alimentación y las pésimas condiciones de vida.

De igual forma, los organismos “brindarán las terapias psicológicas para tratar los distintos traumas que hayan vivido las personas en situación de calle, a fin de superarlos y posteriormente lograr su incorporación al campo laboral” añadió Villasmil.

Asimismo, el sociólogo sugiere a personas con familiares en estado de indigencia “a tener mucha paciencia porque estos casos suelen llevarse mucho tiempo y existe la posibilidad de reincidencia pero es una condición que con esfuerzo y ayuda profesional se puede superar”.

Lo importante es recordar que “debajo de esa apariencia sucia y hasta maloliente se esconde una persona que alguna vez tuvo ganas de vivir, sueños y metas. A ese individuo a lo mejor le hacen falta unas palabras de aliento o un gesto de cariño sincero, para recobrar el deseo de perseguir sus ilusiones” agregó el experto.

Yisneidy Pérez.