Los científicos lograron crear cartílagos, huesos y músculos



Ayudar a los humanos a combatir enfermedades que pueden acortar su vida y crear órganos que puedan servir para el trasplante es el último enfoque de los científicos que trabajan con impresoras 3D.

Investigadores del Instituto de Medicina Regenerativa Wake Forest, utilizaron un sistema de bioimpresión para crear tejidos humanos a tamaño real; concretamente, huesos, cartílagos, músculos de orejas y mandíbulas.

El equipo de bioingenieros quiere imprimir en el laboratorio tejidos y órganos funcionales para dejar de depender de las donaciones para los trasplantes. Hasta ahora con las impresoras 3D sólo se había logrado crear estructuras inestables y frágiles para ser implantadas en un cuerpo humano.

Anthony Atala y su equipo solucionaron el problema de la estabilidad imprimiendo las células en materiales poliméricos biodegradables con la fuerza mecánica suficiente para soportarlas hasta que el tejido madure, por esta razón imprimieron estructuras de cartílagos, huesos y músculos.

Los científicos lograron comprobar su avance al implantar en ratas los andamios celulares que lograron madurar en tejido funcional y desarrollar un sistema de vasos sanguíneos. Lo más importante del avance es que las estructuras tienen el tamaño adecuado y la capacidad para su futuro uso en seres humanos.

Geraldine Puche

Con información de La Razón.

Fotografía Gettyimages.

Comentarios