De cara a los comicios del 6D, Noel Álvarez habla sobre las expectativas existentes referentes a la nueva Asamblea Nacional



Las elecciones parlamentarias están a la vuelta de la esquina. A pocos días de realizarse los comicios electorales, muchas son las expectativas que hay en torno a la elección de nuevos diputados y de cómo debería proceder la nueva Asamblea Nacional de Venezuela, independientemente del resultado.

Por ello, en Doble Llave conversamos con Noel Álvarez, destacado analista y opinante en temas institucionales y de políticas públicas, así como ex presidente de Consecomercio y Fedecámaras, para conocer su parecer como experto, de cara a los comicios del 6D y lo que se espera suceda en materia institucional tras este proceso electoral.

Álvarez considera que hay muchas expectativas en torno al proceso. Pero para él, es necesario tomar en cuenta que, independientemente de los resultados de las elecciones parlamentarias, el 6D solo se cambiarán los diputados. Eso no significa que todas las esferas del ámbito nacional cambiarán enseguida. El cambio de asamblea es un primer paso que, además, debe ser una invitación a la tolerancia y al no atropello de quienes piensen distinto.

Por su parte, una vez que la nueva asamblea sea electa y comience sus funciones, el órgano “debería recuperar la función legislativa así como retomar su actividad parlamentaria. Además, debe generar espacios de entendimiento, de paz, de inclusión y de tolerancia, dejando a un lado las confrontaciones, porque el país está esperando soluciones a los problemas”, agrega.

Si bien es cierto que la AN tiene una función política, contralora y legisladora, Álvarez considera que otra actividad importante es “ser el traductor de las necesidades del pueblo. Tiene que saber qué está pensando, diciendo y deseando el pueblo. Y eso debe traducirlo en leyes y disposiciones que permitan mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía”.

Para lograrlo, según Álvarez, es necesario la redistribución del poder, tanto a nivel de poderes como geopolíticamente. Por ello, la nueva AN debería también rescatar y propiciar los espacios de descentralización. De este modo, se puede dar solución a las particularidades de cada región, más allá de los problemas generales del país.

También es importante que los ciudadanos conozcan bien las asignaciones principales de los diputados, ya que “se han malinterpretado las funciones de los parlamentarios”, señala Álvarez. Esto se debe a que hay personas que confunden las tareas de los diputados, y la realidad es que se debe conocer hasta dónde llegan las facultades de los legisladores. “El poder legislativo no maneja presupuesto: simplemente es un mediador institucional para aprobaciones”, cita como ejemplo.

Es allí cuando se hace necesaria la madurez política tanto del pueblo como del diputado: “saber qué puede pedir el ciudadano, y conocer qué puede hacer el diputado para atender esas necesidades”. Y para clarificar las funciones de los legisladores, Álvarez considera que se debe atender el desarrollo de ciudadanía: “el pueblo debe entender que tiene derechos, pero también deberes. Una de las cosas que debemos hacer como ciudadanos es estudiar cuáles son las funciones de cada uno de los poderes, para no pedirle a un funcionario una solución que es competencia de otro órgano del Estado”. En esencia, lo que se requiere es que los ciudadanos desarrollen un pensamiento crítico, que les permita discernir entre lo que realmente es posible y lo que no, en manos de representantes de la nueva asamblea.

Noel Álvarez piensa que cada ciudadano debe ejercer su responsabilidad individual, sus derechos y cumplir con sus deberes. El cumplimiento de ese deber es un reflejo de la madurez política del país y, para él, estas elecciones deben ser una fiesta donde todos los ciudadanos se reencuentren alrededor de una mesa de votación para fortalecer el sistema democrático. Por ello, es importante ir a votar este 6 de diciembre.

“La elección de una nueva asamblea es un paso importante para aprender a no atropellar los derechos del otro, pues hay que fomentar el respeto a las minorías. Hay que entender que todos somos venezolanos, y que todos somos importantes para la construcción del país. Hay que apostar por poderes que tengan la capacidad de dialogar y de ponerse de acuerdo con todos los actores de la sociedad, para tratar de concretar soluciones”.

“Yo creo en personas que pueden pensar diferente porque, al final, el objetivo común es el bienestar del país. Tenemos que convocar a todas las personas que piensan así, para construir juntos el país que queremos”, concluye el experto.

Eimy Cauterucce

Producción audiovisual @harryfebres

Comentarios