La fiscalía brasileña continua investigando para esclarecer los hechos en el caso de corrupción que ha involucrado a más personas en el país suramericano



DOBLE LLAVE – Nuevo terremoto en el caso Odebrecht: la Justicia brasileña solicitó hoy investigar a 83 políticos por sospechas de corrupción vinculadas con la compañía constructora, en un caso que amenaza con sacudir a las altas esferas del poder en el país sudamericano.

La Procuradoría General (fiscalía) brasileña presentó las solicitudes ante el Tribunal Supremo (STF), que debe dar el visto bueno dado que los políticos gozan de foro privilegiado. Y aunque la oficina del procurador Rodrigo Janot no dio a conocer nombres, varios medios locales obtuvieron y publicaron en la noche detalles de la lista.

Entre los políticos bajo sospecha están dos ex presidentes, Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, y hasta cinco actuales ministros del Gobierno de Michel Temer, aseguró el diario “Estado de Sao Paulo”.

El caso se basa en denuncias hechas en las últimas semanas por 77 ejecutivos de Odebrecht en su cooperación con la Justicia, las llamadas “delaciones premiadas”. La compañía está envuelta desde hace meses en varios escándalos de corrupción en todo el continente.

Debido al potencial explosivo que se les supone, las delaciones de Odebrecht eran calificadas desde hace tiempo en Brasil como la “delación del fin del mundo”. Las investigaciones están vinculadas con la megacausa anticorrupción conocida como “Lava Jato” (“Lavado de coches”).

La llamada “lista de Janot” era esperada desde hace semanas y remeció hoy los cimientos de toda la clase política brasileña. Entre los políticos bajo sospecha están el jefe de Gabinete, Eliseu Padilha; el ministro de Exteriores, Aloysio Nunes; el titular de la Secretaría General de la Presidencia, Wellington Moreira Franco; el de las Comunicaciones, Gilberto Kassab, y el ministro de Ciudades, Bruno Araújo, según “Estado”.

Además de Lula y Rousseff, hay también al menos dos ex ministros y miembros de su Partido de los Trabajadores (PT, izquierda). Lula ya está acusado en varios otros casos de “Lava Jato” y compareció hoy mismo a declarar ante la Justicia por uno de ellos.

La lista incluye entre los 83 nombres a varios miembros de los otros dos grandes partidos brasileños, el centrista Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y el conservador Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) de Temer.

En Brasil se ha llegado a barajar incluso una destitución de Temer en el marco de las investigaciones. El presidente asumió el cargo el año pasado tras la destitución de Rousseff.

En total, las solicitudes presentadas al Supremo son 320, contando la transferencia de varios casos a otras instancias de la Justicia o para su archivo.

Las denuncias de Odebrecht tienen en vilo desde hace semanas al país. El anterior juez a cargo de “Lava Jato” en el STF, Teori Zavascki, murió en enero en un accidente aéreo, que dio pie a una serie de especulaciones sobre las causas del siniestro.

La presidenta del Supremo, Cármen Lúcia, autorizó poco después a trámite judicial las denuncias de Odebrecht. El nuevo relator de “Lava Jato” en la corte, el juez Edson Fachin, debe decidir ahora sobre la apertura de las investigaciones.

Las revelaciones de Odebrecht suman un material de 500 GB grabados en video, según la Procuradoría. Un total de 116 fiscales participaron en las 950 declaraciones tomadas a los ejecutivos de la empresa.

Odebrecht admitió en diciembre haber pagado desde 2001 más de 785 millones de dólares en sobornos a funcionarios y políticos en una decena de países de América Latina para obtener contratos públicos.

El presidente de la compañía, Marcelo Odebrecht, fue condenado en 2006 a 19 años de prisión en Brasil.

La red de corrupción de Odebrecht se dio a conocer a raíz de la operación “Lava Jato”, que investiga desde hace más de tres años una red fraudulenta en torno a la petrolera estatal Petrobras.

Decenas de políticos están acusados de haber recibido sobornos de empresas interesadas en obtener contratos con empresas del Estados, sobre todo con Petrobras. Varios empresarios y políticos en la cárcel.

“Lava Jato” es considerada como la mayor operación anticorrupción en la historia brasileña.

Por Isaac Risco (dpa)

Fotografía REUTERS/Guadalupe Pardo.

Comentarios