0

Tras la muerte de Sara López y su hijo César, de 7 años, al caer por una alcantarilla en el estado Falcón, queda la duda sobre quién es responsable. Por esto, la gobernadora Stella Lugo remitió el caso al Ministerio Público para que se inicien las investigaciones y se resuelva el caso. Agregó que posiblemente un vecino habría quitado la tapa para verter restos de aceite de motor.

De acuerdo a Roberto Hung, abogado experto en derecho administrativo, la responsabilidad cae sobre el Estado. Explica: “El artículo 178 de la Constitución, en su numeral 6, señala que la competencia en materia de agua, tanto agua potable como alcantarillado, canalización y disposición de aguas servidas corresponde a los municipios.

Ahora bien, los municipios si bien constitucionalmente tienen atribuida esa competencia, en Venezuela tales servicios de saneamiento y de agua potable se hacen mediante empresas públicas, es decir, su accionista es el Estado a quien le corresponde la responsabilidad de cualquier daño que sea generado por la mala prestación”.

Luego precisó que en el artículo 140 de la Carta Magna se ratifica que el Estado es el responsable de la ejecución de la función pública. En este caso Hidrofalcon cabe dentro de la afirmación pues es una empresa pública.

La Ley Orgánica Para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (Lopna) establece en su artículo 4 estable las obligaciones generales del Estado, las cuales son: “tomar todas las medidas administrativas, legislativas, judiciales, y de cualquier otra índole que sean necesarias y apropiadas para asegurar que todos los niños y adolescentes disfruten plena y efectivamente de sus derechos y garantías”.

Aunque el derecho a la vida de los niños y adolescentes está a cargo del Estado, tal y como lo expresa el artículo 15 de la Lopna, Carlos Trapani, abogado experto en protección del niño y adolescente manifestó que “es importante señalar la responsabilidad individual” y añadió que “es preocupante la responsabilidad de las autoridades locales en el monitoreo preventivo. La omisión es también una forma de violencia. Esas muertes pudieron evitarse”.

Con esto en mente, se debe recordar el deber del ciudadano de participar en la vida comunitaria. Una manera de hacerlo es denunciando fallas en la vías, como en el caso de alcantarillas que falten.

AG

Con información de Efecto Cocuyo.

Fotografía destacada Gettyimages.

18bfe2d0ee675d65a3fd9dd701bc5ec8_XL

Sara López y su hijo César.

Expertos creen en repunte del euro

Artículo anterior

El hambre se redujo en 70 países

Siguiente artículo

Artículos relacionados

Comments

Comments are closed.

Más en Destacada