DOBLE LLAVE – Un grupo de parapolicías irrumpió violentamente en la basílica de San Sebastián, en la ciudad de Diriamba, Nicaragua, agrediendo a varios obispos y periodistas, entre ellos el nuncio Stanislaw Waldemar Sommertag, el cardenal Leopoldo Brenes y el obispo Silvio Báez.

Leer más: Sigue violencia en Nicaragua tras llegada de CIDH

El ataque ocurrió cuando los obispos llegaron a la basílica para rescatar a un grupo de paramédicos y misioneros franciscanos sitiados por los parapolicías en el templo.

“Gracias a Dios hemos podido llegar a Diriamba y sacar a las personas que estaban en la basílica como rehenes. Lo que nosotros hemos sufrido no es nada comparado con lo que ha sido víctima la mayoría de los nicaragüenses”, dijo Báez, quien además fue herido en su antebrazo derecho.

Se pudo constatar que la basílica estaba rodeada por unos 200 paramilitares y parapolicías fuertemente armados y encapuchados.

Al llegar la delegación eclesiástica al lugar, los agentes uniformados desaparecieron para dar paso a centenares de encapuchados civiles y simpatizantes del presidente Daniel Ortega.

Kelly Carolina Barrios.

Con información de Globovisión

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave