En el embargo, el Gobierno Nacional retiró los vehículos que se encontraban en las instalaciones de la automotriz



DOBLE LLAVE – El fabricante de autos, General Motors (GM) informa que su planta ubicada en Valencia, estados Carabobo,“fue inesperadamente confiscada por parte de las autoridades públicas”, por ello cesará sus actividades en el país, tras casi 70 años de operatividad. Según indica un comunicado oficial de institución.

La compañía describió la incautación como un “embargo judicial ilegal de sus activos”, al mismo tiempo que agrega su “rechazo firme a las medidas arbitrarias adoptadas por las autoridades y tomará enérgicamente todas las acciones legales dentro y fuera de Venezuela para defender sus derechos”.

De igual forma, el texto resalta que tras el embargo, el Gobierno Nacional retiró los vehículos que se encontraban en las instalaciones causando daños a los activos pertenecientes a la empresa.

Por consiguiente, GM procederá a realizar los pagos correspondientes, que establece el marco jurídico venezolano, a los 2 mil 678 trabajadores que formaban parte de la filial de la empresa.

Asimismo, la automotriz ofrecía empleo a otros 3 mil 900 trabajadores, mediante los 79 distribuidores con los que cuenta en todo el territorio venezolano.

Yisneidy Pérez

Con información de El Financiero 

Comentarios