DOBLE LLAVE – El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronostica que Venezuela cerrará 2018 con una inflación de un millón %, algo que pocas veces se ha visto en la historia reciente. “La situación es similar a la de Alemania en 1923 o Zimbabwe en 2008”, manifestó hoy Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo.

Los precios en el país latinoamericano hace tiempo que están descontrolados y el dinero pierde valor a una velocidad trepidante.

Más información: Kamenar: Hay que resguardarse de la continua devaluación que sufre el dinero

En abril, el FMI estimó que Venezuela cerraría el año con una inflación de más del 13 mil %, algo ya desmesurado. Tres meses después, el organismo acaba de revisar esa cantidad a hasta un millón %.

La incertidumbre es máxima y el Fondo no descarta más cambios en la proyección. Pero “la destrucción del sistema de precios ya está hecha“, manifestó Werner, responsable del seguimiento de la evolución económica de la región de América Latina y el Caribe. El funcionario presentó en rueda de prensa en Washington la revisión de las perspectivas para América Latina y el Caribe.

Werner explicó que a efectos prácticos, la diferencia entre una inflación de un millón % o un 1,2 millones % ya no se aprecia.

El FMI prevé además que el Gobierno de Nicolás Maduro siga “registrando grandes déficits fiscales, financiados exclusivamente con la expansión de la base monetaria, lo cual seguirá alimentando la aceleración de la inflación a medida que la demanda de dinero siga desplomándose”.

Sumida en una profunda crisis política, institucional y económica que hace ya tiempo que ha devenido también en humanitaria, Venezuela se ha convertido en uno de los pocos países en la reciente historia mundial en los que el producto interior bruto se ha contraído en torno al 50 % en cinco años.

El derrumbe este año será del 18 %, según el FMI, el tercero consecutivo de dos dígitos, a causa de la reducción significativa de la producción de petróleo y las distorsiones generalizadas a nivel micro, que se suman a los grandes desequilibrios macroeconómicos.

Ese pronóstico para 2018 es tres puntos mayor que el 15 % que pronosticó en abril, cuando Werner calificó ya la crisis en Venezuela como una de las mayores en la historia de la economía moderna.

“El colapso de la actividad económica, la hiperinflación y el deterioro cada vez más grande de la oferta de bienes públicos (salud, electricidad, agua, transporte y seguridad), junto con la escasez de alimentos a precios subsidiados, generaron grandes flujos migratorios, que intensificarán los efectos de contagio a países vecinos”, adviertió hoy el FMI.

Venezuela es un lastre en las cifras regionales conjuntas. Si no fuera por ella, la región de América Latina y el Caribe crecería este año un 2,3 %, pero la crisis venezolana reducirá esa tasa hasta el 1,6 %. Para 2019, el crecimiento regional previsto es del 2,6 %.

Werner destacó que las economías de la región que tienen vínculos estrechos con Estados Unidos se han visto beneficiadas por el ritmo sólido que mantienen el crecimiento en el país norteamericano.

En el caso de México, no obstante, esa relación ha arrojado nubes sobre su economía. “Las perspectivas de México siguen viéndose afectadas por la prolongada incertidumbre en relación con el vínculo comercial con Estados Unidos, producto de la falta de acuerdo en la renegociación del TLCAN”, señala el FMI.

El crecimiento del producto interior bruto mexicano seguirá acelerándose este 2018 en comparación con el año anterior, gracias al aumento del crecimiento en Estados Unidos y al desempeño del primer trimestre. Pero el FMI ha revisado a la baja, hasta el 2,7 %, el de 2019, para reflejar el impacto de la incertidumbre sobre la inversión y, en menor medida, el consumo privado.

“Un compromiso claro con la responsabilidad fiscal y el mantenimiento de la reducción de la tasa de deuda pública por parte de la administración recientemente elegida será crucial para preservar la estabilidad macroeconómica y financiera”, señala el texto refiriéndose al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que asumirá en diciembre.

De interés: Navarro: “problemas del Psuv afectan al país”

Werner fue no obstante tajante al asegurar que el FMI no está preocupado por la llegada del político nacionalista de izquierdas. “Lo que estamos viendo y oyendo son indicaciones de que México continuará aplicando políticas macroeconómicas consistentes con el marco institucional que ha guiado la política económica y monetaria en México en los últimos años”, dijo.

Respecto a Argentina, que se encuentra en una crisis económica que ha llevado al Gobierno de Mauricio Macri a solicitar un rescate al organismo regional, el FMI confirmó hoy la reducción del pronóstico de crecimiento a solo 0,4 % este año. Para 2019 y 2020 espera no obstante una “recuperación gradual” debida, entre otras cosas, a la recuperación de la confianza por el rescate del Fondo.

Por Sara Barderas (dpa)

Con información de dpa

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave