La Cumbre del Clima se celebrará en Francia a comienzos de la próxima semana bajo las más estrictas medidas de seguridad, previendo ataques similares a los suscitados en París el viernes 13 de noviembre. El ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, aseguró que harán lo necesario para resguardar la seguridad de los participantes.

Alrededor de 2.800 policías y gendarmes vigilan la región de Le Bourget, al norte de París, mientras otros 8 mil efectivos se distribuyen en la frontera.

147 jefes de Estado participarán en la cumbre climática que durará doce días y espera acordar lineamientos específicos reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y combatir el calentamiento global. El gobierno francés no consideró cancelar la cita.

El presidente francés, François Hollande, declaró este lunes en Washington que “la mejor respuesta que se podía dar a los terroristas” es mantener la celebración de la cumbre que se trata, en palabras de la ministra de Medio Ambiente Sègoléne Royal, de la “cita por la paz más importante jamás organizada”.

Presidentes de EE.UU., Rusia y China se encontrarán en la cumbre, donde habrá 40 mil personas reunidas, más de 10.000 delegados para las negociaciones de 195 naciones y  la Unión Europea.

YR

Con información de dpa.

Fotografía REUTERS/Charles Platiau.