DOBLE LLAVE – Los adolescentes están teniendo problemas con los llamados “selfies” o autofotos, el uso excesivo de la cámara fotográfica para sacar fotos de sí mismos genera una adicción similar a la del consumo de drogas, tanto así que los afectados pueden presentar síntomas de abstinencia.

“Los jóvenes que se hacen fotos diarias de sí mismos es como si estuvieran mirándose todo el rato al espejo, pero en este caso, a través de la cámara fotográfica. Es el anverso y el reverso de una cuestión afectiva que tiene que ver con el ego”, cuenta Sergio García, psicólogo clínico.

García, advierte que estos adolescentes al compartir sus imágenes buscan constantemente la validación del resto para sentirse bien, denotando una grave falta de autoestima. Es decir, “se aman a sí mismos a través de los demás, en algunos casos, de gente que les sigue en redes que ni siquiera conocen, ni han establecido un vínculo personal con ellos”.

Por otra parte, el psicólogo acota que los padres son quienes buscan ayuda para sus hijos, pues los jóvenes muchas veces niegan tener el problema y peor aún es difícil detectarlo. Asimismo, indica que en los últimos años han aumentado las consultas de estos casos.

Para García la clave está en dedicarse a formar a los chicos con personalidades fuertes y seguros de sí mismos para que en el futuro no experimente este trastorno.

El uso excesivo de las autofotos genera ansiedad y adicción en las personas, al punto de que si les quitas el móvil comienzan a presentar escalofríos y agresividad. La terapia es similar a la que se aplica en un paciente adicto a las drogas.

Ariadna García / @Ariadnalimon

Con información de ABC