DOBLE LLAVE – En los últimos años, los venezolanos han sido noticia en el mundo por ser los protagonistas de una constante emigración.

La causa que ha llevado a muchos criollos a abandonar las fronteras de su tierra natal está motivada, en su mayoría, a la búsqueda de una “mayor estabilidad” a nivel económico, social y personal.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) señala que cada situación que motiva un desplazamiento es diferente “pero la guerra, la violación de los derechos humanos o la pobreza provocan situaciones desesperadas y hacen que millones de personas tengan que dejar sus hogares para buscar una oportunidad mejor”.

Un éxodo masivo

En los últimos meses, el éxodo de venezolanos se ha agudizado, despertando una alerta a nivel internacional, a causa del abarrotamiento que han causado en las fronteras contiguas.

Se estima que cada día, cientos de venezolanos abandonan su país y se asientan en los estados de Cúcuta (Colombia) y Roraima (Brasil). En esta última localidad se han establecido 40 mil criollos y según las autoridades, esto se traduce en un 10% de la población total de este estado brasilero.

La internacionalista, especialista en resolución de controversia de la Pontificia Javeriana y doctoranda en Derecho Internacional de la Universidad Autónoma de Madrid, Brigitte Rivas, señala que “el éxodo de los venezolanos está reflejado en la prensa internacional y de un modo muy dramático. El venezolano está cada vez está más presente en países, donde yo creo que probablemente no podían pronunciar bien el nombre del país”.

Rivas puntualiza que “es una situación a la que ya nadie puede cerrar los ojos” y por ende “los organismos internacionales la están tratando como un problema”.

Las autoridades colombianas intensificaron los controles para el ingreso de migrantes venezolanos, lo que produjo una enorme acumulación de viajeros

Confusión de términos

El estatus internacional de los venezolanos ha sido calificado de diferentes formas; sin embargo, la doctoranda señala que actualmente hay una confusión de términos, por lo que es necesario establecer las diferencias entre los mismos.

La Acnur señala que el migrante es aquel que abandona su país: de forma voluntaria, está motivado por factores económicos, no requieren protección especial y cumplen con la normativa migratoria (pasaporte y visa).

No obstante, el organismo señala que cualquier persona que deje su país está protegida a nivel internacional en materia de Derechos Humanos, y agregan que una violación a sus derechos fundamentales puede derivar en “discriminación  grave;  prisión  arbitraria  o  detención;  trabajo  forzado,  servidumbre,  o  explotación laboral severa”.

Por su parte, señala que el término “refugiado es un estatus jurídico que debe dar un tercer país, para eso se necesita que el país haga la calificación o bien sea bajo los términos que se establecen en la convención de Ginebra de 1951 o que existan pactos entre los Estados, como en el caso de Latinoamérica que establece el estatus de asilado”.

La internacionalista manifiesta que es importante entender que el refugiado debe salir del país de residencia para hacer la solicitud de este estatus; no obstante, “el asilo puede ser otorgado incluso en tu mismo país”.

Crisis fronteriza

Colombia y Brasil han sido los principales testigos de éxodo masivo de venezolanos y también quienes han tenido que lidiar con este flujo migratorio, dado que no sólo usados como “hub” con otras partes del mundo, sino también como destino de residencia por los emigrantes de Venezuela.

La internacionalista comenta que por ser los Estados que reciben “mayor presión migratoria”, en ambos países se han activado diferentes políticas de ingreso y residencia, para dar una óptima respuesta a esta situación.

Una de las medidas que más ha llamado la atención es el establecimiento de campos de desplazados en la frontera brasilera.

Rivas, señala que los venezolanos “están entrando a otros países de forma legal y que a pesar de no huir de una guerra, buscan ayuda y protección”, por lo que estos campamentos sirven para “organizarlos, prever situaciones de tipo sanitarias y verificar que los infantes que entran al país tengan sus papeles en regla”.

Aunque, hasta ahora, las Naciones Unidas y la Cruz Roja no han intervenido, la creación de este tipo de campamento sirve para retratar la situación de los venezolanos dado que “es una forma de explicar que los migrantes que están llegando no pueden vivir en su país”, por lo tanto, los campos de desplazados son “un señalamiento más social que jurídico”, puntualiza.

Migrante venezolano en Colombia

Migrante venezolano en Colombia

Un pronóstico incierto

Brigitte Rivas, señala que la crisis en la frontera venezolana puede agravarse en los próximos días y con ello convertirse en algo “incontrolable”, siendo la pregunta que los expertos se hacen silenciosamente “¿Colombia y Brasil están preparados para esto?”.

Pese a que el escenario en la frontera es dramático, la internacionalista señala que “donde más se nota esta situación es en Venezuela, porque las fracturas de las familias es una situación cotidiana”, desencadenando un grave problema social.

Bárbara Méndez / @barbie_zml

Fotografía Juan Pablo Cohen/colprensa/dpa

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave