DOBLE LLAVE – “Después de una noche de sueño inadecuado, la actividad cerebral aumenta en las regiones sensibles al dolor y se reduce en las áreas responsables de modular la forma en que percibimos los estímulos dolorosos”, reseña una nueva investigación científica.

De interés: Expertos revelan la fórmula para prevenir una enfermedad cardíaca

La investigación supone la primera explicación de la relación entre el sueño y el dolor basada en el cerebro.

Estos resultados también ayudan a explicar el círculo vicioso que se crea con la carencia de sueño debido al dolor y el posterior ciclo de dolor crónico e incluso la adicción a los opioides.

En dos estudios, uno en un laboratorio del sueño y el otro por internet, el equipo demostró cómo el cerebro procesa el dolor de manera diferente cuando las personas están privadas de sueño y cómo la calidad del sueño y la sensibilidad al dolor pueden cambiar de una noche a otra.

Dayana López La Rosa / @dayanalarosa

Con información de EFE y otros medios

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave