DOBLE LLAVE – La actual crisis económica y política del país, que se originó a causa de diversos factores, como la caída del precio del barril de petróleo venezolano y el descenso de la producción, así como las deficientes gestiones por parte del Ejecutivo Nacional, no solo afecta al denominador común venezolano, sino que también trasciende hacia otros sectores, pasando desde los productivos, por la falta de divisas otorgadas a las empresas, hasta los programas y organismos del Estado, como el sistema penitenciario.

De interés: Éxodo de venezolanos frena castigo contra Maduro

Aproximadamente hace una semana, familiares del Centro Penitenciario El Rodeo II, ubicado en Guarenas, estado Miranda, denunciaron ante el director del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), Humberto Prado, que varios reclusos consumieron carne descompuesta que les sirvieron en el comedor del recinto tras varios días “sin probar bocado, a pesar de que fue sazonada por los cocineros para “disfrazar el sabor a podrido”, haciendo caso omiso a las Medidas Provisionales  bajo las cuales se encuentra en internado, emitidas en el año 2008 por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que instan al Gobierno Nacional a garantizar la vida e integridad de los privados de libertad.

A través de un comunicado, el portavoz de la Organización No Gubernamental (ONG), detalló que un total de 300 presos padecieron de vómito, cuadros diarreicos, náuseas y otros síntomas tras la ingesta, lo que puede traer consigo secuelas en el organismo.

La denuncia detalla que el malestar de muchos reclusos se agravó a causa de la deshidratación por la falta de agua potable -y no potable- en el lugar, y que la proteína en descomposición todavía es incluida en las comidas del comedor porque “no hay nada más para darles de comer”.  

En tanto, el médico internista y cirujano, Arturo Olivares, aseguró que el consumo de proteínas descompuestas, bien sea carne de res, de porcino, pollo o pescados, altera la flora intestinal, lo que puede derivar irregularidades gastrointestinales como procesos infecciosos, vómito, diarrea, náuseas, malestar general, flatorismo y meteorismo gastrointestinal, que es el aumento de los gases en la cavidad intrabdominal y dispepsia, que se traduce en sensación de llenura, dolor o hinchazón en la zona abdominal.

“Ningún alimento que esté en estado de descomposición será procesado de manera adecuada por el metabolismo o por el sistema gastrointestinal”, aseveró, al tiempo que instó a no consumirla bajo ninguna circunstancia.

Su consumo puede derivar secuelas a corto plazo en el organismo como la gastritis, que también puede aparecer cuando el cuadro de malestar no es bien tratado con fármacos.  La gastroenteritis, la colitis, el síndrome de malabsorción intestinal de vitaminas y de proteínas, el síndrome emético y las úlceras pépticas son otros padecimientos que se pueden desencadenar.

El especialista destacó que los alimentos descompuestos pierden toda su solvencia en las cadenas proteicas y que las toxinas que se generan por el estado de descomposición son las responsables de las alteraciones gastrointestinales y metabólicas, inclusive. 

El texto que denuncia la intoxicación de los reclusos apunta, además, que los internos no reciben atención médica inmediata cuando manifiestan a los custodios de algún malestar del cuerpo. Asimismo, apunta que en algunas ocasiones no hay personal de salud en el área de enfermería. Tal fue el caso de Alexander Frías Salazar, un joven de 20 años de edad que falleció el 27 de febrero dentro de su celda a causa de una peritonitis.

Humberto Prado detalló que enviará a la CIDH un informe para acusar el incumplimiento de las medidas por parte del Ejecutivo.

Consumo de alimento congelado para perros

La actual crisis económica del país se refleja principalmente en los anaqueles de los locales de abastecimientos alimenticios, en donde se evidencia la escasez de productos de la cesta básica, como harina de maíz, harina de trigo, arroz, pastas alimenticias, azúcar, por nombrar algunos, sin olvidar los altos costos de las proteínas animales.

Por otra parte, solo algunos sectores de la población venezolana se benefician con las cajas o bolsas que distribuyen los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), que contienen algunos de los productos básicos como parte de una de las políticas ejecutadas por el Gobierno Nacional para garantizar la “protección del pueblo”

Ante los altos costos de la carne y el pollo, trascendió que el alimento congelado para perros, elaborado con desechos del ganado vacuno, vísceras, cartílagos, pellejos y huesos del pollo o de las gallinas, se convirtió en una alternativa de consumo en sustitución a éstas proteínas animales.

El sociólogo y coordinador general de ONG Provea, Rafael Uzcátegui, publicó a principios de enero a través de su cuenta oficial en Twitter (@fanzinero), que en los supermercados del país se comercializa el producto en abundancia. 

 

Ante esta situación, días después Provea publicó un trabajo en el cual aseguran el consumo humano de este alimento para canes tras un recorrido por varias cadenas de alimentos en Caracas, en donde conversaron con las personas que adquirían el producto, quienes presuntamente aseveraron que aliñaban el embutido para acompañarlo con arroz.

El médico internista Olivares destacó que ingerir este alimento puede generar déficit proteico y de aporte calórico, pérdida de peso, desnutrición, síndrome de colon irritable y de malabsorción intestinal, sin obviar la escasez de medicinas en los anaqueles de las farmacias para tratar esta y otras enfermedades. 

También, detalló que el alimento no cumple con los estándares mínimos internacionales de aporte calórico, proteico, vitamínico y energético que requieren los humanos, pues tiene cantidad mínima de proteínas y muchos carbohidratos.

Olivares recomendó considerar alternativas de proteínas más asequibles, como las sardinas, pescados o la inclusión de los vegetales y sus combinaciones.

Cabe destacar que el artículo 305 de la Constitución de la República establece que el Estado se encargará de garantizar la seguridad alimentaria a los venezolanos, así como la disponibilidad de alimentos y acceso de los mismos. A continuación, la cita textual: 

Artículo 305: El Estado promoverá la agricultura sustentable como base estratégica del desarrollo rural integral y en consecuencia garantizará la seguridad alimentaria de la población; entendida como la disponibilidad suficiente y estable de alimentos en el ámbito nacional y el acceso oportuno y permanente a éstos por parte del público consumidor, la seguridad alimentaria se alcanzará desarrollando y privilegiando la producción agropecuaria interna, entendiéndose como tal la proveniente de las actividades agrícola, pecuaria, pesquera y acuícola. La producción de alimentos es de interés nacional y fundamental al desarrollo económico y social de la Nación. A tales fines, el  Estado dictará las medidas de orden financiero, comercial, transferencia de tecnología, tenencia de la tierra, infraestructura, capacitación de obra de mano y otras que fueran necesarias para alcanzar niveles estratégicos de autoabastecimiento. Además promoverá las acciones en el marco de la economía nacional e internacional para compensar las desventajas propias de la actividad agrícola.

El Estado protegerá los asentamientos  y comunidades de pescadores y pescadoras artesanales, así como sus caladeros de pesca en aguas continentales y los próximos a la línea de costa definidos en la ley.

En tanto, naturalmente, el incumplimiento representa una violación a la Carta Magna y al derecho a la alimentación por parte del Estado.

La devaluación del bolívar y el ritmo inflacionario, que según la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN), se ubicó en 80% solo en el mes de febrero, mientras que la interanual fue de 6.147,1%, ha obligado a muchas personas a disminuir las raciones de sus alimentos o buscar alternativas alimenticias, dependiendo de su poder adquisitivo, para no omitir las comidas.

Más información: CIDH solicitó a países crear dispositivo migratorio por crisis venezolana

Evany Sandoval / @EvanySandoval

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave