El templo construido hace unos 2.000 años y considerado uno de los más importantes de Palmira, fue volado el domingo con explosivos, informó el jefe de la dirección de antigüedades y museos, Mamun Abdulkarim.

La destrucción del templo se conoce cinco días después de que el Estado Islámico ejecutara al antiguo responsable de la Dirección General de Antigüedades y Museos en Palmira, Jaled al Asaad, por considerarlo el “director de los ídolos” de esta localidad.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos señaló que civiles que huyeron de Palmira en las últimas semanas confirmaron la detonación, pero su versión apunta a que la destrucción tuvo lugar hace un mes. Su información se basa en los datos aportados por una red de activistas en todo el país.

Por su parte, la Unesco condenó este lunes la destrucción del templo. “Este tipo de hechos son crímenes de guerra y los responsables deben responder por sus actos”, dijo la directora general de la organización de la ONU, Irina Bokova.

La ciudad de Palmira fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1980 y desde 2013 está incluida en la lista de patrimonio en peligro

EC

Con información de dpa y agencias.