DOBLE LLAVE – El nuevo sistema cambiario entró en vigencia en Venezuela el 13 de mayo. Las entidades bancarias inscritas en la dinámica han realizado transacciones con cautela, para observar cómo se desenvuelve el mercado.

Al respecto consultamos al economista Jorge Kamenar, gerente de finanzas corporativas y estrategias de Intelinvest, para conocer su punto de vista y primeras impresiones. Kamenar considera que “la medida debió ser tomada hace tiempo para beneficiar a las grandes corporaciones bancarias que ahora no tienen que recurrir al mercado negro”.

Es sabido que en Venezuela el dólar paralelo había mantenido una tendencia alcista, rebasando la frontera de los 6.000 bolívares por unidad. En las mesas de cambio, la paridad es aproximadamente un 10% más baja, según explica Kamenar, lo cual es particularmente funcional para transacciones medianas y grandes, no para el menudeo.

Jorge Kamenar, Gerente de Finanzas Corporativas de Intelinvest

Medidas positivas

Kamenar considera que se trata de una buena medida del Banco Central de Venezuela (BCV), que beneficiará a las entidades locales en la realización de transacciones “directas, seguras, rápidas, efectivas y dentro del marco de la legalidad“.

La idea es que estas entidades bancarias puedan colocar sus dólares -provenientes de facturas o créditos- directamente a través de las filiales fuera de Venezuela, sin recurrir a negociaciones riesgosas como las que venían haciendo al recurrir al “mercado negro”, con un dólar paralelo al oficial manejado a través del Dicom.

Actuar con cautela

Jorge Kamenar, también hace énfasis en la necesidad de operar con cautela, observando la dinámica de las transacciones en las nuevas mesas de cambio en Venezuela.

Al respecto, es oportuno mencionar que este martes fue publicada la tasa promedio de operaciones: Banco de Venezuela 5.256 bolívares por dólar; Banco Nacional de Crédito (BNC) 5.254 bolívares por dólar; Banco Exterior con 5.239 bolívares y BanCaribe con una tasa de 5.860 bolívares por dólar.

El economista y gerente de Intelinvest enfatiza: “Aún no se puede conocer el impacto del nuevo sistema de cambio”. Sobre la posible incidencia de este cambio en el aumento de la inflación en Venezuela, considera que existen otros elementos a tomar en cuenta y hace la salvedad de que el precio del dólar puede continuar fluctuando, haciendo que los ciudadanos tengan que invertir más para cubrir sus consumos.

Kamenar considera que la medida de activar las mesas de cambio en el sistema bancario venezolano es un “mensaje claro del BCV al sector privado” para incentivar a los bancos y grandes corporaciones a que traigan sus dólares y que realicen las transacciones a través de sus pares internacionales.

David Carrasquel

Tomado de BitFinance.News