Investigadores reconstruyeron un cráneo y aseguraron que mostraba lesiones mortales



Científicos del Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humano (España) revelaron que el primer asesinato de la historia se produjo en Atapuerca, provincia de Burgos en España (en el fondo de una sima de casi 15 metros de profundidad), a propósito de la aparición de un cráneo de hace 430 mil años.

Los restos encontrados tenían grandes agujeros en la frente, lo que delata signos de violencia extrema y lo convierte en uno de los primeros casos documentados de asesinato de la historia de la humanidad.

En 20 expediciones los paleontólogos recogieron 52 fragmentos del cráneo y lo reconstruyeron. Después de examinarlo en su totalidad, descubrieron que mostraba dos lesiones mortales que penetraron justo en el hueso frontal, encima del ojo izquierdo de la víctima.

Se supone que los golpes causaron la muerte del individuo, por lo que se descarta que se pudiera tratar de un accidente, ya que los impactos fueron realizado de arriba a abajo.

DS

Con información de Muyhistoria

Fotografía Gettyimages

Comentarios