0

DOBLE LLAVE – El Líbano lleva cinco días en la calle protestando por la corrupción de su inamovible clase política y el subdesarrollo de los servicios públicos. La respuesta del gobierno, este lunes por la tarde, fue aprobar in extremis el presupuesto de 2020, menos atento a las demandas populares que a las exigencias de las instituciones financieras internacionales para conceder un nuevo préstamo, de once mil millones de dólares.

A pesar de su posición populista, con una reducción del 50% en los salarios de los altos cargos públicos y ciento sesenta millones de dólares para ayudas a la vivienda, las medidas adoptadas, como la privatización de las telecomunicaciones o la fusión de las energéticas, insisten en las políticas de severidad y nada tienen que ver con las movilizaciones.

El primer ministro, Saad Hariri, no esconde que “las medidas no tienen como objetivo frenar la contestación” y se muestra “a favor de elecciones anticipadas” como piden los manifestantes. La parálisis del gobierno es criticada por todos, pues la economía está estancada y el país en el podio de los más endeudados.

Quizás sea de su interés: Gandola sin frenos provocó accidente entre 15 vehículos en Lara

Por su parte, la multitud sigue en la calle en todo el país, con carreteras cortadas, escuelas y bancos cerrados. El epicentro de las movilizaciones son las plazas de Riad el Solh y la plaza de los Mártires del centro de Beirut; “Revolución” y “que se vayan todos” son algunos de los lemas coreados jóvenes cansados de la corrupción y de la inoperancia del sistema político.

Las protestas arrancaron a principios de octubre en medio del aumento de la crisis y después de una caída de la moneda local por primera vez en las últimas dos décadas. El descontento se arrastraba ya desde julio, cuando el Parlamento aprobó un presupuesto de austeridad para hacer frente al déficit. Sin embargo, ganaron intensidad desde el jueves a raíz del anuncio del gobierno sobre los planes para introducir una tasa por el uso de la aplicación de mensajería móvil WhatsApp.

Gabriela Morales

Con información de Agencias

Elecciones presidenciales no son tema en mesa de diálogo del Gobierno

Artículo anterior

Defensa de la jueza Afiuni impondrá “recurso de casación” ante TSJ

Siguiente artículo

Artículos relacionados

Comments

Comments are closed.

Más en Sucesos