Para reafirmar y preservar este espacio para el descanso y el relax, se recomienda evitar los tonos fuertes, vibrantes o chillones



DOBLE LLAVE – La armonía en cada detalle es fundamental para lograr un ambiente relajante que logre una atmósfera de confort en ese espacio vital de la casa como lo es dormitorio. El colchón, la iluminación, el color de las paredes deben ser bien cuidados en función de alcanzar el objetivo deseado.

La cama es el elemento fundamental sobre el cual debe girar toda la propuesta decorativa del dormitorio. Para ello es indispensable, antes de decidir su compra calcular los espacios a ambos lados de esta para colocar una o dos mesitas, si es su gusto.

Hay que salvaguardar una distancia de unos 40 cm por lo menos, pero si dispones de un cuarto grande, se puede añadir una banqueta a los pies para utilizarla como descalzadora, u otras opciones de mobiliario.

Al definir su ubicación es recomendable que el cabecero esté a un lado de la ventana, nunca detrás ni de frente, para que la luz no sea una molestia señalan los expertos asesores de la empresa Finishbuild.

A la hora de pensar en el color, la elección debería estar orientada al descanso. Prefiera los tonos claros, suaves y cálidos, como la propia piel. El beige, el perla, el crema, el amarillo pajizo o el salmón son muy recomendables, aunque hay propuestas de avanzada que apuestan a contrastes menos suaves o ligeros.

También pueden funcionar los grises cálidos, los verdes agua y los turquesas. Se recomienda evitar los tonos fuertes, vibrantes o chillones, por muy bonitos y elaborados que parezcan.

Elementos complementarios

Aunque la protagonista de este espacio es la cama, pisar calidez es lo mejor después de un buen descanso. Opte por suelos cálidos, como la madera maciza o laminada, y vístalos con alfombras de lana de pelo largo que cubran sus pies descalzos.

Respecto al cabecero o “el copete” de la cama la tendencia es que cada vez sean más altos y rectos, aunque los especialistas de Decostylezone sugieren no exagerar y no pasar de los 125 cm.

Estos pueden ser forrados en cuero o con telas que combinen con las cortinas y jugar con accesorios que siempre dan buenos resultados como tachuelas o falsos capitones.

Si se opta por algo más atemporal la alternativa de un cabecero de rejilla o de madera lacada puede darle un toque vintage.

También se puede romper ese molde con una innovación como un cabecero bajo integrado en un mueble modular a medida con las mesitas de noche integradas. Además de práctico resulta muy decorativo.

Luego de elegida la cama hay que preocuparse de cómo vestirla. Sus sábanas y cobertores son en gran medida responsables de garantizar un descanso reparador.

Una cama mullida siempre será apetecible, pero tenga cuidado con el tema clima. Si vives en el trópico un cobertor nórdico no sería lo más recomendable por elegante que se vea. Explore las opciones del mercado pero atendiendo a su ubicación geográfica. En cuanto a las sábanas, siempre que pueda opte por las de 100% algodón, según lo refiere el portal Womenandhomereplubic.

También ellos sugieren jugar con cojines de diferentes tamaños sobre la cama y otros detalles como entelar o empapelar una pared y colocar una butaca para leer si el espacio lo permite.

Finalmente el confort de un dormitorio no está completo sin un buen armario para guardar la ropa con comodidad.

Los especialistas coinciden en que los de pared a pared son los más prácticos, sobre todo si cuentan con divisiones en la parte superior. Si existe la posibilidad evalúe la opción de situarlo tras un tabique para gozar de ese toque de intimidad y misterio.

También está la opción de integrarlo en el baño –si es grande– cerrando la zona de sanitarios y ducha y abriéndolo a la habitación. En este caso cuide mucho el manejo de la humedad para evitar que su ropa y zapatos se dañen.

Existe un arcoíris infinito de recomendaciones, pero estás son fundamentales, bastante relevantes para alcanzar un espacio para el descanso y el relax.

Redacción El Sumario / Información con nota de prensa y exploración

Comentarios