Si los combatientes más destacados del Estado Islámico (EI) no logran celebrar matrimonio o, una vez casados, no pueden consumarlo, el grupo yihadista dispone que sean “agraciados” con esclavas sexuales. Y esto por la “generosidad” y “misericordia” de Dios, señala uno de los edictos firmados por el Departamento de Investigación y Fatuas, a los que ha tenido acceso el investigador experto en yihadismo Aymenn Jawad al Tamimi.

Estos documentos, con los que el EI fija las bases de la esclavitud de mujeres, se unen a los difundidos esta semana por la agencia Reuters del archivo incautado al dirigente, abatido en Deir al Zor (Siria), Abu Sayyaf.

Durante el 2015, a través de testimonios de mujeres liberadas por las tropas iraquíes y las milicias kurdas, sobre todo de las yazidíes que fueron aprehendidas en 2014 alrededor del monte Sinjar, organizaciones independientes y la ONU acusaron al EI de la esclavitud y violación sistemática de las presas.

En líneas generales, según los edictos del Departamento de Investigación y Fatuas, el grupo yihadista permite tomar como esclavas a las mujeres y niños de los combatientes “infieles” –lo prohíbe en el caso de no musulmanes que vivan en el seno del califato–, así como comprar y vender a estas cautivas; también, permite dejarlas embarazadas, y obliga a mantenerlas, alimentarlas y mostrarles “compasión”. El dictado del EI específica, no obstante, que será el imam (autoridad religiosa) el responsable de autorizar las relaciones sexuales con ellas. “No está permitido yacer carnalmente con ellas o disfrutarlas simplemente porque sean cautivas”, dice uno de los edictos.

En uno de los documentos a los que ha tenido acceso Reuters, elaborado tras las denuncias de violaciones contra mujeres, se marcan las 15 normas que debe seguir el miembro del EI con sus esclavas. “No está permitido por el propietario de una mujer cautiva –dice uno de los puntos del edicto 64– tener relaciones sexuales hasta que ella haya tenido su ciclo menstrual y esté limpia”. La fatua desautoriza también la práctica del sexo con las embarazadas, el sexo anal, que un padre y un hijo mantengan relaciones con la misma mujer, y aclara que en caso de madre e hija las relaciones solo pueden tener lugar con una de ellas.

Chicas yazidíes liberadas, precisamente en la operación contra Abu Sayyaf, revelaron que el líder del grupo, Al Bagdadi, mantenía varias esclavas sexuales. Entre las mujeres en su poder estaba la estadounidense Kayla Mueller, violada por el yihadista iraquí, según reveló la propia familia de la cooperante tras recibir información de la inteligencia norteamericana.

LS

Con información de El País.

Fotografía Gettyimages.