El Departamento de Seguridad Pública de Texas comisionó a 52 nuevos policías estatales, para que vigilen la frontera con México.

De acuerdo con un comunicado del organismo, los nuevos policías estatales se graduaron de un programa de entrenamiento de ocho semanas y forman parte del programa del gobernador de Texas, Greg Abbott, para colocar a 500 nuevos agentes de la policía estatal a lo largo de la frontera con México en los próximos años, con el fin de aumentar la seguridad del área.

Los agentes fueron asignados a la Región tres, que tiene su sede en McAllen, y a la Región cuatro, con base en El Paso. Juntas, las dos regiones cubren la frontera de Texas con México.

La capacitación incluyó clases de lucha contra el terrorismo, la aplicación de leyes de tránsito, primeros auxilios y habilidades de comunicación, de acuerdo con el comunicado.

Tras un período de prueba de seis meses, el Departamento de Seguridad Pública pagará a los nuevos policías estatales 71 mil 422 dólares al año.

AG

Con información de El Mañana.