DOBLE LLAVE – La migración de los venezolanos, específicamente de la población joven, continúa en ascenso, en principio para mejorar su calidad de vida y ayudar a los familiares que se quedan. Muchos son los que parten con la convicción de regresar, mientras que otros ya manejan la idea de nunca volver. 

De interés: Salir de Venezuela a Chile con $300 en el bolsillo

Recientemente, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a través de una resolución, instó a los países miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA), así como a la comunidad internacional, a garantizar seguridad y protección a los venezolanos que emigran, pues, según dice el documento, muchos son víctimas de “graves prácticas xenofóbicas“, desde deportaciones masivas en las fronteras hasta dificultades para obtener documentos legales de estadía.  

Entre los 35 países que conforman esta organización figuran Argentina, Perú, Ecuador, Panamá, Chile, Brasil, Bolivia, México, Uruguay, siento este último una de las opciones de llegada de algunos venezolanos.

Tal es el caso de Pablo Díaz, un publicista de profesión de 25 años de edad que emprendió un viaje de cinco días, quien partió por tierra y por aire el pasado 13 de enero desde el estado Vargas hasta el país suramericano.

Comienzo de la travesía 

Con solo una maleta, un bolso de mano y nostalgia, Pablo comenzó su viaje en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía Simón Bolívar, en Vargas, en donde tomó un vuelo hacia Puerto Ordaz, que para ese momento le costó 400 mil bolívares. Al llegar, cogió rumbo hacia el Terminal de Pasajeros de Puerto Ordaz, en donde las unidades rodantes de la línea Eucatur lo llevarían hasta Boa-Vista, cuyo boleto lo adquirió con un mes de anticipación, con un costo de 1 millón 290 mil bolívares.

Comentó que el autobús hace una parada en la frontera entre Venezuela y Brasil para sellar el pasaporte con la entrada al país  -habiendo sellado antes la salida de Venezuela-, trámite que se realiza, a su juicio, con una ventaja, pues la Policía Federal de Brasil habilita una cola para que las personas que viajan con la línea de trasporte terrestre puedan sellar el documento sin necesidad de unirse a la cola de las personas que hacen escala. En este punto, recomendó decir que “van de paso por Brasil para dirigirse a otro país”, si los funcionarios de emigración llegasen a realizar preguntas sobre por qué ingresan a la nación.

Al llegar al terminal de Boa Vista, compró un boleto vía terrestre hasta Manaus, con la misma línea Eucatur. Allí tomó un taxi hasta el  Aeropuerto Internacional Eduardo Gomes (MAO), que costó aproximadamente 40 0 50 reales por persona, para luego arribar un vuelo de 192 dólares con destino al Aeropuerto Internacional Salgado Filho Porto Alegre, en donde se toman los autobuses para ir hacia Argentina o para Uruguay. Detalló que esta opción de traslado es más económica, pues los boletos desde Manaus hasta Porto Alegre son más costosos, al igual que el pasaje por bus con la misma ruta, que también implica más días de viaje.

Tras arribar y salir del aeropuerto, se debe tomar el Aeromovel o metro que se encuentra frente al terminal aéreo, en dirección hacia la estación Mercado, bajarse, quedarse en ese sentido y luego tomar otro hasta la estación Rodoviária, en donde al salir a pocos metros se encuentra el terminal de autobuses de Porto Alegre o Rodoviária, en donde hay diferentes líneas para viajar a Uruguay o Argentina. 

En este punto recomendó elegir a la unidad EGA para llegar a Montevideo, que cuenta con servicio de Wifi durante todo el viaje, ofrecen cena, desayuno y las unidades son confortables.

De Caracas a Uruguay con 500 dólares en el bolsillo

Panorámica de La Rambla, Uruguay. Foto cortesía: Pablo Díaz.

Recomendaciones del viajero

Tras su experiencia, Pablo comparte varias sugerencias para quienes vayan a utilizar esta ruta para llegar a Uruguay o Argentina:

  • Llevar alimentos para comer durante el viaje: panes, untables, galletas dulces, agua. La comida en Boa Vista es económica.
  • No recomienda usar los baños de los terminales de Puerto Ordaz y de Boa Vista por condiciones deplorables e insalubres. Él se aseó en un hotel que le pagó la aerolínea LATAM, cuando hizo escala de São Paulo a Porto Alegre, por retraso del vuelo.
  • Sugiere estar atentos a los documentos personales y sellos del pasaporte. Contó que en la entrada a Brasil la Policía Federal selló su pasaporte con la fecha errónea de entrada, por lo que no pudo comprar el pasaje de Porto Alegre para Uruguay, por lo que tuvo que dirigirse al Aeropuerto Internacional de Porto, buscar a los oficiales federales y solucionar la contingencia.
  • Aconseja llevar cargadores portátiles, pues los autobuses de Eucatur y EGA tienen pocos conectores y las personas deben esperar su turno para cargar.
  • En Brasil los enchufes son diferentes. Muchos tuvieron que comprar adaptadores universales de estándar europeo.
  • Sugiere hacer grupos de viajes para apoyarse en cuanto a conocimientos de las rutas o lugares para hacer el cambio de moneda.
  • Recomienda evaluar cuál es la tasa de cambio más favorable para el momento (bolívares a reales / dólares a reales).
  • En la vía de Puerto Ordaz a Santa Helena de Uairem, población fronteriza con Brasil, realizan muchas alcabalas. Por lo que sugiere resguardar parte del dinero en moneda extrajera, pues, contó que unos oficiales de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), requisaron a un viajero que tenía mil dólares, de los cuales le quitaron 200, aproximadamente.

Presupuesto del pasaje:

  • Vuelo desde el Aeropuerto de Maiquetía – Terminal de Puerto Ordaz: 400 mil bolívares.
  • Terminal de Pasajeros de Puerto Ordaz a Terminal de Boa Vista ( buses Eucatur): 1.290.000 bolívares.
  • Terminal de Boa Vista a Rodoviária de Manaus (buses Eucatur): 70 reales.
  • Taxi del terminal hasta el Aeropuerto Internacional de Manaus: 50 reales por persona.
  • Vuelo desde Manaus a Porto Alegre con escala en São Paulo: 192 dólares.
  • Pasaje del Aeromovel  a Rodoviária: 5 reales.
  • Boleto de Porto Alegre a Montevideo (buses EGA): 237 reales.

El viajero estimó que su travesía tuvo un costo de 500 dólares y recordó la variación de los precios y las tasas de cambio, factores que influyen en el presupuesto y el cual siempre está sujeto a cambio.

Más información: Éxodo venezolano, una crisis que crece continuamente

 Evany Sandoval / @EvanySandoval

 Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave