Las declaraciones fueron dadas por el rey de Holanda, Guillermo Alejandro, tras visitar San Martín una de las islas afectadas



DOBLE LLAVE – El huracán Irma sigue debilitándose mientras continúa avanzando por territorio estadounidense, pero la devastación que causó en el Caribe “supera todo lo imaginable”, dijo este martes el rey de Holanda, Guillermo Alejandro, durante una visita a la parte holandesa de la isla de San Martín.

“Nunca he visto algo así. Y he visto bastante violencia de la naturaleza y de la guerra”, declaró el monarca a la televisión de su país.

Irma pasó hace una semana por la isla como huracán de categoría 5, la máxima de la escala. En total la tormenta dejó estos días en la región 48 muertos, 37 en el Caribe y 11 en Estados Unidos.

También el presidente francés, Emmanuel Macron, llegó este martes a la zona. Macron inició su visita en Pointe-à-Pitre, en la isla de Guadalupe, y a lo largo de la jornada se trasladará a las islas de San Martín y San Bartolomé para hablar con los afectados.

El jefe de Estado, de 39 años, viaja acompañado por la ministra de Salud, Agnès Buzyn y el de Educación, Jean-Michel Blanquer, en su avión lleva a expertos y transporta ayuda.

La oposición francesa lleva días criticando la gestión de la crisis en los territorios de ultramar y también hay agrios debates por los saqueos en San Martín, una isla dividida en una parte francesa y una holandesa.

Londres también anunció este martes el viaje al Caribe en los próximos días de su ministro de Exteriores, Boris Johnson. El huracán arrasó islas que forman parte de los territorios de ultramar tanto de Holanda y Francia como de Reino Unido.

Johnson verá “de primera mano el gran esfuerzo de ayuda británico, se reunirá con gobernadores y otros líderes del trabajo de reconstrucción y visitará las comunidades que trabajan en reparar los daños”, informó el Ministerio de Exteriores.

Por otra parte, tras abandonar el estado norteamericano de Florida, Irma se dirige este martes hacia el noroeste desde la frontera con los de Alabama y Georgia. Aunque el lunes se degradó a tormenta tropical, siguió causando fuertes lluvias, viento e inundaciones en los estados de Georgia y Carolina del Sur.

En Florida comenzaron las primeras tareas de desescombro y se comienza a evaluar el alcance de los daños. En muchas partes la tormenta arrancó tejados y cortó los suministros. Esta mañana seguían sin electricidad 6,2 millones de hogares, casi el 60 por ciento del total en Florida. El Centro Nacional de Huracanes de Miami explicó que el oleaje de las zonas costeras ha ido retrocediendo.

El peligro por inundaciones continúa sin embargo vigente. Jacksonville, la ciudad más poblada con unos 880 mil habitantes, sigue bajo el agua. El nivel ha llegado hasta alturas récord, y por ejemplo un parque de la localidad se asemeja a un lago. Las autoridades han prometido reanudar cuanto antes el suministro eléctrico y de agua potable, pero en algunas zonas esto podría tardar semanas.

Ariadna García / @Ariadnalimon

Con información de dpa

Comentarios