Economistas han advertido que el BCV incrementó la liquidez pero no aumentó al mismo ritmo el número de billetes en circulación



DOBLE LLAVE – La escasez de efectivo en Venezuela continúa empeorando, y las razones continúan siendo variadas, desde la poca reposición remesas en las instituciones financieras hasta una existencia limitada de piezas para la población. Esta situación genera que los usuarios deban pasar pasar horas en largas colas tanto en las agencias como en cajeros automáticos para retirar montos que van entre 5.000 y 30.000 bolívares según la modalidad, reseñó María Fernanda Sojo para El Nacional.

“Esto está peor que el año pasado. Conseguir el dinero es muy difícil. Uno tiene que estar todos los días en una cola y lo que sacas no te alcanza para nada. Yo perdí mi trabajo por no tener efectivo para poder movilizarme”, afirmó Avimael Ribas, que vive en Carapita, Caracas, y cada día debe pagar 3.000 bolívares solo para que un jeep lo baje de su casa hasta la avenida principal.

Contó que hasta hace poco trabajaba de vigilante en unas torres en Chacao, pero faltó en dos ocasiones por no tener el dinero para pagar el jeep, y aunque justificó porque no podía llegar le dijeron que era preferible que buscara algo que le quedara más cerca de su casa. “Yo entendí su posición. Ahora estoy trabajando por mi cuenta, pero el problema del efectivo es fuerte. Yo no quiero tener más dinero preso. Mi banco solo me da 10.000 bolívares diarios y entre bajar y subir del jeep ya gasto 6.000 bolívares”.

Andreina Muñoz, estudiante universitaria, también debe gastar casi todo el efectivo en pasaje. Vive en Filas de Mariche y el “rapidito” o el carro por puesto que la lleva de su casa a Palo Verde le cobra 6.000 bolívares.

“Todos los días me veo en la obligación de venir al banco para poder tener con qué pagar el pasaje. Hay veces en las que no he conseguido y me ha tocado pedir prestado”, dijo mientras hacia una cola en un cajero ubicado en Chacao.

Lilibeth Bueno estuvo más de una hora en un cajero en la avenida Andrés Bello y no pudo retirar dinero. Cuando le quedaban solo cuatro personas por delante se acabó el efectivo. Aseguró que ha tenido que dejar de comprar ciertos productos por no tener billetes. “Hay sitios en los que te venden el kilo de tomates en 10.000 si pagas en efectivo, pero si te toca pagar con tarjeta de débito te cobran el kilo en 20.000 bolívares, esto es un desastre”.

Trabajadores de bancos públicos y privados sostienen que el BCV pasa varias semanas sin enviarles remesas y cuando les llevan algo, en muy poco tiempo se termina.

“Hace más de una semana que no nos traen remesas, el lunes vinieron a surtir solo los cajeros automáticos, pero había tanta gente que en menos de tres horas se acabó todo”, señaló el trabajador de un banco privado en Los Ruices.

“En un entorno hiperinflacionario, la gente necesita más dinero para poder pagar lo que necesita, pero no hay suficientes billetes para atender esa demanda. Se está trabajando con el mínimo de efectivo y en fechas especiales como el pago de pensiones, la prioridad son los adultos mayores”.

Economistas han advertido que el año pasado el BCV incrementó en una cantidad importante la liquidez, pero no aumentó al mismo ritmo el número de billetes en circulación. Aseguran que en la calle solo hay la mitad de los papeles que se necesitan.

Además, los billetes que más se ven son los de baja denominación, pues aunque el BCV anunció la ampliación del cono monetario a finales de 2016, aun no hay suficientes piezas nuevas.

Cifras del instituto emisor muestran que hasta noviembre, los billetes de 100 bolívares representaban 43% de todas las piezas en circulación, mientras que los nuevos billetes apenas representaban 9,9% del total.

Redacción Doble Llave / @doblellave

Con información de El Nacional

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave

Comentarios