DOBLE LLAVE –  Las criptomonedas llegaron al mundo como una alternativa financiera que permite deslindar las finanzas de la banca tradicional y las directrices estatales.

En Venezuela, son muchas personas que se han mostrado interesadas en esta alternativa monetaria, expandiendo este ecosistema digital y dando paso a iniciativas desarrolladas dentro del territorio nacional, que se apegan y siguen los principios descentralizados, de usabilidad y confianza que caracterizan a las criptomonedas.

Te puede interesar: Alexis Rodríguez cuenta cómo desarrollarse en el ámbito de los criptoactivos

Punto de origen

La economista, Chief Excecutive Officer-MIKOIN y consultora en proyectos de Minería para Criptomonedas, Cristina Mayer, señala que las criptomonedas nacieron bajo un contexto de necesidad detonado por la crisis financiera o crisis mobiliaria de los Estados Unidos en el 2008 y que demandó desligar los recursos personales de la banca.

En el 2009, Satoshi Nakamoto publicó el whitepaper del bitcoin y con esta nueva propuesta se permitió que “cada una de las persona del mundo tuviera un control de sus recursos” que los Gobiernos dejaran de manipular el dinero.

La mínima unidad de valor del Bitcoin es el “satoshi”

Mayer, puntualiza que la introducción de las criptomonedas en el día a día se logró a través de la aceptación. “Cada vez son más los negocios y las personas que se dan cuenta sus ventajas y están dispuestos a aceptarlas por ser un mecanismo que otorga facilidad para trasladar dinero de un sitio a otro”.

Categorización

La aparición del bitcoin sirvió de impulso para que en los años posteriores se crearán otras criptomonedas usando la tecnología blockchain. Cabe destacar que las cadenas de bloques son el único mecanismo que permite sustentar cada operación hecha con estas divisas digitales.

Sin embargo, en el 2015 el ethereum fue lanzado al mercado internacional y con él, se impuso la figura de contratos inteligentes como una modalidad que también permitía respaldar la creación de las monedas virtuales y otro tipo de actividades.

La aparición de nuevas criptomonedas demandó una categorización que permitiera establecer reputación y con base a esto concederles un peso en el mercado. La consultora señala que dichas escalas son:

  • Bitcoin: la primera criptomoneda en ser creada y actualmente la más costosa del mercado.
  • Altcoin: monedas alternativas que han sido valoradas positivamente por la comunidad internacional y han logrado ser aceptadas en diferentes casas de cambio a escala mundial.
  • Shitcoin: monedas recién creada que aún no han demostrado su confiabilidad y usabilidad.

El valor de la usabilidad

La Chief Excecutive Officer-MIKOIN enfatiza que “la usabilidad es determinante para que las criptomonedas sean aceptadas: la gente debe confiar en ellas para recibir la moneda”.

La especialista, explica que una de las grandes ventajas que aportaron estos criptoactivos es que ellos pueden ser comprados y vendidos desde cualquier parte del mundo. Esto permite darles un carácter global y sin dependencia de las casas de cambio convencionales, en las que no siempre hay a disposición todo tipo de divisas.

Mayer agrega que actualmente hay una amplia gama de portales en la web que funcionan como exchanges,  permitiendo intercambiar criptomonedas de diversas índoles entre sí, además de canjear su valor en función de la moneda de preferencia y a medida que requiera su uso.

Leer también: Bitcoin será eje central del ecosistema de criptomonedas

Venezuela de cara a la comunidad bitcoiner

Desde hace algunos años Venezuela se ha caracterizado por ser uno de los países con una de las mayores comunidades bitcoiner del mundo. Esto ha propiciado la creación de algunas criptmonedas nacionales, valiéndose de la tecnología blockchain.

La economista enfatiza que es importante entender que una criptomoneda venezolana es aquella creada por venezolanos. Agrega que hasta la fecha, algunas de las monedas digitales hechas en el país son: el Bolivarcoin (Boli), Perlacoin, Arepacoin (AREPA), Onixcoin (ONX), Rilcoin (RIL) y el Petro.

Cada una de estos criptoactivos se caracteriza por tener una característica de usabilidad única, siendo un ejemplo de ello el Rilcoin, que está “orientado a potenciar el turismo en el estado Vargas”, explica la consultora. Agrega que los desarrolladores de esta cripto “han buscado realizar alianzas con hoteles y sectores turísticos de la zona, lo que les ha permitido afianzarse como moneda digital”.

Triunfo legal

El pasado 8 de diciembre de 2017, fue aprobada en la Gaceta Oficial Extraordinaria N°6.346 la instauración de la Supeintendencia de los Criptoactivos y las Actividades Conexas en Venezuela (CriptoVE) y con esta medida se establecieron las bases para la creación de una regulación que permitiera la operatividad lícita de las transacciones con criptomonedas, la actividad minera y la creación del cripto “Petro”.

Decreto N° 3.196, publicado en la Gaceta extraordinaria N° 6.346, el 08 de diciembre de 2017

Cristina Mayer, comenta que con esto se abrió una “puerta grandísima a la globalización y un espacio para que todas las criptomonedas fueran legales” a lo largo y ancho del territorio nacional.

La especialista destaca que, si bien es cierto que anteriormente había un mercado de esta índole en el país, el mismo se manejaba de forma cauta, por el vacío legal existente. Sin embargo, con esta medida gubernamental se permitió a la ciudadanía la posibilidad de “cobrar bienes y servicios con criptomonedas”.

Por otra parte, la creación del Registro de Mineros de Criptomonedas, a través del Observatorio Venezolano de Blockchain, vino ligada a una legislación para minar.

De fondo: Karelys Abarca: Era digital facilitaría la contraloría del gasto público

¿Estímulo estatal?

La creación del petro, así como de diferentes organismos regulatorios en torno a las criptomonedas por parte del Estado, puede verse como una forma de incentivar el uso de estas divisas virtuales, señala la Chief Ececutive Officer-MIKOIN.

Los estímulos dados a los usuarios de este tipo de activos van desde el punto de vista fiscal, hasta legal. Esto ayuda a: masificar su uso, dar solidez al sistema y en cierta medida es una “ayuda frente a la falta de efectivo” que aqueja al país, puntualiza Mayer.

Protección ante el contexto hiperinflacionario

La hiperinflación ha arropado a Venezuela desde hace más de 10 meses y una de las formas que han usado algunos venezolanos para salvaguardarse de esta crisis económica es a través de las criptmonedas, por ser una moneda deflacionaria.

Mayer, señala que las mismas son “una herramienta que permite proteger al comerciante y al ciudadano”, al darle el poder de decidir guardar el dinero “en un medio que está exento de hiperinflación y que puede usarse progresivamente según la necesidad que se tenga”. Asimismo, acotó que “en el caso del comerciante, esa persona está protegiendo su venta de la hiperinflación” y  las personas pueden “proteger sus finanzas personales”.

“Ahorita es cuando más se debe enseñar y educar a la gente a usar este mecanismo para hacer frente a la situación que vive el país”, puntualiza la economista.

La meta para la comunidad bitcoiner es que cada vez más personas se sumen al uso de estas monedas virtuales y busquen aquella criptomoneda que se acople a sus necesidades, así como a los riesgos que se está dispuesto a correr con esta inversión, agrega la consultora.

Bárbara Méndez / @barbie_zml

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave