DOBLE LLAVE – Recientemente un equipo de investigadores desarrolló un sistema de sensores inalámbricos para recién nacidos, el cual facilitará el contacto entre padres e hijos.

Esta herramienta permite a los nuevos progenitores que puedan tener a sus hijos entre los brazos aunque se encuentren en la unidad de cuidados intensivos. Una de las principales ventajas de este nuevo método de control clínico es que facilita el contacto, piel contra piel, de los padres con sus hijos, algo que numerosos estudios han recomendado al considerar que tiene efectos beneficiosos para la familia.

Newborn baby boy covered in vertix inside incubator

Los sensores, que se adhieren a la piel de los niños mediante parches, resultan menos nocivos para los neonatos, puesto que los sistemas empleados hasta la fecha requieren de una mayor cantidad de adhesivos para fijar los cables.

De interés: Consumo de ácido fólico ayuda a prevenir malformaciones congénitas

El equipo responsable del proyecto, que está compuesto por un grupo interdisciplinar de científicos de la Northwestern University (Illinois, EE.UU.), detalló que ha completado una serie de pruebas preliminares en bebes prematuros en las clínicas Prentice Women’s Hospital y Ann & Robert H. Lurie Children’s Hospital de Chicago.

Los resultados cosechados hasta el momento concluyen que este tipo de sensores inalámbricos ofrecen datos tan precisos y fiables, como los sistemas de monitoreo tradicionales.

Elaine López / @ElaineNazza1

Con información de El País